Tinto Político

BORRÓN Y CUENTA NUEVA

Por: El Tábano.

Esta campaña electoral será recordada en la historia política de Caldas por el desmoronamiento interno de las organizaciones políticas locales.

Cuando en marzo de 2018 el Partido Liberal logró elegir un senador y un representante a la cámara caldenses, se pensaba que era una organización sólida, cohesionada y perduraría en el tiempo. No fue así. Hoy están tan divididos que Mario Castaño pidió en su última visita a Palestina, en forma inusual, pidió no votar por un candidato a la asamblea. Qué más evidencia de la división interna ?.

El poderoso senador caldense liberal ya no tiene el control sobre la totalidad de las tropas rojas. El representante a la cámara, un diputado, dos concejales de Manizales y varios de otros municipios, no reconocen su jefatura. Las cosas no andan bien por estos lados.

En el Centro Democrático las cosas tampoco andan bien. La ya vieja disputa entre la dirigencia de provincia y la capitalina se acentuará con los resultados electorales del próximo domingo, fueren cual fueren. Hay posiciones irreconciliables como el caso de Marquetalia entre los dirigentes Hugo Hernán González y Luis Fernando Gómez. Y si se quema para la Asamblea Diego Cardona o Álvaro Trejos, el Señor nos coja confesados porque caerán rayos y centellas.

Ganarán muy pocas alcaldías. Conservarán Pensilvania y posiblemente Belalcázar, y tienen alguna posibilidad en Anserma. El desgastado discurso que tienen Presidente de la República, Senador y Representante a la Cámara, de nada les ha servido.

Y de los godos ni hablar. Renunciaron 5 de sus candidatos avalados para alcaldías. Desastre total. La Presidencia del Directorio Nacional Conservador solo les sirvió para ahondar las divisiones y apresurar su tocada de fondo. El último en renunciar fue un tal Cartagena de La Dorada quien pontifica, además de asegurar que tenía 11.500 votos y 400 millones de pesos para la campaña, terminó entregado al mejor postor. El aviso conservador está para recoger.

El Partido de La U también es un desastre. Se espera que conserven tres curules de las cinco que tienen en la Asamblea, uno de los cuales y seguramente con la mayor votación, será el impredecible, Juan Sebastián Gómez, experto billarista porque juega a todas las bandas, quien representa a la línea Penagos, quienes están estrenando jefatura con el ex candidato a la gobernación, Fabio Arias. La unidad jamás ha existido y no existirá. Tienen diferencias irreconciliables y si Fredy Arenas se les mete por la mitad, apague y vámonos.

A Cambio Radical no le podrá ir peor. Están condenados a desaparecer en Caldas por su falta de estrategia política y actuar más con el corazón que la razón. El gran damnificado será el querido diputado, Héctor Giraldo, a quien le hubiera ido mejor de candidato a la alcaldía de La Dorada.

El Partido Verde es una verdadera colcha de retazos. El candidatico Carlos Mario Marín no los logró aglutinar. En el Partido político-religioso MIRA tampoco existe unidad. Por un lado, avanza la Secretaria General de la Gobernación, Paula Osorio y sus amigos, y por otro, muy diferente, Ferney Marín y Andrés Sierra. El MAIS tampoco aglutina a todos los indígenas: Los de Riosucio van por un camino y los de Supía por otro.

Colombia Renaciente es tan poco electoralmente que no alcanza ni para divisiones, y la ASI y la ADA son partidos de garaje sin ideología ni organización cuyo único objetivo es otorgar avales para luego cobrar la reposición de gastos de campaña y recibir recursos del Estado para su funcionamiento.

En síntesis, en materia política en Caldas, para las elecciones de marzo de 2022, borrón y cuenta nueva.

Manizales, 25 de octubre de 2019.

Lo más visto


Subir