Tinto Político

RENUNCIAS

Por: El Tábano.

Han transcurrido 10 días de las elecciones para autoridades locales, y hasta la hora de escribir esta columna, aún no conocemos dos cartas de renuncia que los caldenses estamos esperando desde que se conocieron los resultados electorales del pasado 27 de octubre.

Son dos renuncias que claman sus propios copartidarios y que debieron haberse conocido antes de media noche de ese domingo lleno de gloria para unos y de tristeza para otros.

Renuncias de dos directivos de partidos políticos a quienes sólo les bastó ocho o nueve meses para acabar con sus colectividades y sumirlas en la peor crisis de su historia en el departamento.

Se trata de la encopetada doña Adriana Gutiérrez y el desabrido de Félix Chica. La primera, coordinadora departamental del partido centro democrático; y el segundo, presidente del directorio departamental conservador de Caldas. Ambos tuvieron candidatos a la gobernación propios: la primera alimentó al suyo con leche materna y el segundo con burocracia.

La encopetada acabó con un movimiento político que tuvo sus orígenes en 1991 y que se llamó Movimiento Cívico por Caldas, el cual fue creciendo y cambiando de nombre hasta convertirse en lo que hoy se conoce como Centro Democrático o uribismo y hasta hace pocos años, La U. Eligió varios alcaldes de Manizales y municipios de Caldas, y al gobernador Julián Gutiérrez.

Su soberbia, sus malas estrategias y su despotismo, la llevaron al sacrificio de su propio hijo como candidato a la gobernación. La alianza con Mario Castaño nadie la entendió, ni los uribistas ni los liberales.

Tampoco se entendió el acuerdo con el MIRA y tal como se había pronosticado, el perjudicado fue el Centro Democrático. En Manizales escasamente sostuvieron a un concejal y en la asamblea cedieron terreno al pasar de dos disputados a uno por elección. Perdieron alcaldías icónicas para ellos como Pensilvania y Marquetalia. En Manizales y La Dorada los resultados no pudieron haber sido peores. Su artillería incluía Presidente de la República y dos parlamentarios, y para nada sirvieron.

Félix Chica, el flamante Presidentes del fantasmal Directorio Departamental Conservador, acabó con su colectividad en Caldas. En Manizales no eligió concejal de su línea. De cinco pasaron a tres. En la Asamblea de tres diputados solo quedaron dos y ninguno del resorte de Chica. Sólo eligieron 53 concejales en todo el departamento.

Su candidato a la gobernación quedó de último. Escasamente llegó a los 25 mil votos. Ninguno de los diputados y concejales de Manizales electos acatan sus directrices. Lo más importante que tiene para mostrar fue haber conseguido por primera vez para el conservatismo la alcaldía de Marmato. Su artillería estaba compuesta por un parlamentario, un diputado, el Presidente del Directorio Nacional Conservador, y candidatos a la gobernación y a la alcaldía de Manizales. Tampoco sirvieron para algo.

Como si lo anterior fuera poco, Félix Chica se quedó sin organización que lo respalde. En Salvación Nacional, quienes lo eligieron a la Cámara de Representantes, no quieren saber nada de él. Para completar su tragedia electoral, después de muchos años de tener participación burocrática en el gobierno departamental, ahora pasará al asfalto.

Si Adriana Gutiérrez y Félix Chica fueran conscientes del daño que les han hecho a sus organizaciones políticas, desde la misma noche del 27 de octubre hubieran renunciado a sus cargos de dirección.

Otro que también debería renunciar a la dirección de su partido en Caldas es el representante a la cámara, Erwin Arias, sin embargo, su gestión fue tan desastrosa y arrasadora que acabó con todo y no quedó si quiera a quien renunciarle.

Bogotá, 30 de octubre de 2019.

Lo más visto


Subir