Opinion

OPOSICIÓN O DOLOR

EDITORIAL

Sin completarse una semana de la declaratoria de elección del nuevo gobernador y de alcaldes, se empiezan a escuchar aires oposicionistas a los nuevos mandatarios.

Es el caso de la Asamblea Departamental en donde algunos diputados desde ya, están tratando de organizar un bloque de oposición a Luis Carlos Velásquez, quien empezará a ejercer sus funciones a partir del primero de enero de 2020.

Esto es perverso y significa que poco o nada les interesa el destino del departamento y su único afán es entorpecer la administración del nuevo mandatario por el solo hecho de no haber salido electo el candidato de su predilección.

El veredicto del pueblo en las urnas fue contundente. 208.757 caldenses votaron por la opción de Luis Carlos Velásquez y ello significa que quieren que él gobierne, y lo más importante, que lo dejen gobernar.

Nos parece que es una postula ilógica e irracional la posición de estos diputados. La oposición se debe hacer a los actos de los mandatarios que se consideren no son benéficos para las comunidades, de lo contrario no.

Es ilógico que un gobernador o alcalde aún, sin posesionarse, ya tengan oposición en el cuerpo colegiado correspondiente. Esto no admite una explicación diferente a que quienes impulsan estas acciones, son personas resentidas quienes no se han podido recuperar de la derrota electoral de su candidato.

Igualmente, nada bien les quedará a los candidatos derrotados que accedan a la asamblea y a los concejos municipales, comandar desde ya la oposición a quienes los vencieron en franca lid en las urnas. Ello denotará resentimiento. Como se dijo anteriormente, la oposición se hace a los actos del gobernante no a la persona como tal.

Hay que tener humildad en el triunfo y dignidad en la derrota. De esto último, estos diputados oposicionistas poco conocen.

Bogotá, noviembre 03 de 2019.

Lo más visto


Subir