Opinion

MÁS DUDAS

Por: Homero.

El debate realizado en la Asamblea departamental de Caldas el pasado jueves sobre la primera fase del proceso de vacunación en Manizales, dejó más dudas que certezas.

Quedó la sensación que se está ocultando información. No se ha dicho toda la verdad y son muchas las preguntas.

Hábilmente los diputados y funcionarios amigos del gobierno departamental, terminaron trasladándole la responsabilidad a la secretaría de salud de la alcaldía de Manizales, quienes eran los que precisamente no estaban en el recinto para defenderse.

Un médico dijo que quien hubiese presentado un estado de covid-19 podía recibir la vacuna, seguidamente otro galeno dijo lo contrario.

Un diputado dijo que el gobernador se había vacunado a las 3 de la tarde del viernes anterior y hasta ahora el primer mandatario de los caldenses no ha salido a desmentir esta grave afirmación ni a demandar al autor.

El alcalde de Manizales tampoco se ha pronunciado sobre el tema ni defendido a su funcionario de salud, que representa a su administración municipal, guardando extraño silencio.

Otro de los invitados dijo que la descripción técnica de la vacuna de Pfizer determinaba que cada vial contiene cinco dosis. Seguidamente se dijo que se podían sacar 6 o 7 de cada uno.

Tampoco supieron explicar quien determinaba las personas que reemplazarían a quienes no se quisieran vacunar o a los que no vacunaron por diversas razones. Por ejemplo la médica María Cristina Florián, a quien no quisieron vacunar y era la primera de la lista en Caldas, fue reemplaza por una auxiliar de enfermería que desempeña labores administrativas desde un escritorio en la alcaldía de Manizales coordinando los programas de vacunación.

También hay silencios que matan. Por ejemplo el de Gerson Bermont, enlace del Ministerio de Salud ante la Presidencia de la República para asuntos de la pandemia, quien estaba enterado de lo sucedido.

Igualmente surgen preguntas. Por qué si desde el viernes en la tarde se conocía de una persona que se había saltado la fila, ninguna autoridad se pronunció y fue a través de un portal de noticias que se filtró la información el domingo siguiente.

Por qué se habla de un pacto de silencio, para evitar un escándalo, entre quienes asistieron al comité técnico de ese viernes en la Territorial de Salud donde se trató el caso del colado.

Cuál fue el funcionario de la administración departamental que filtró la información y con qué objetivo.

Será que la Dirección Territorial de Salud ya presentó las respectivas quejas y denuncias sobre el o los colados para las sanciones pecuniarias del caso.

Por qué empezaron a tirarse la pelota sobre la IPS donde se presentaron irregularidades, algunos dijeron que fue en Santa Sofía, otros que en la Clínica de la Presentación.

Lo único cierto es que en esta primera etapa de vacunación cosas extrañas sucedieron, y todo indica que lo que menos importa es que el colado haya sido el médico Álvaro Moreno, el padrino de matrimonio del gobernador, porque solo un eslabón de una larga cadena. Será este otro típico caso del “Tapen, Tapen”.

Lo más visto

Subir