Opinion

Teen Quarantine

Por: María Antonia Guevara Giraldo – 14 años – Estudiante de 9º grado Colegio Redentoristas Manizales.

Hola de nuevo, bienvenidos a mi columna una vez más. Ahora sé cómo iniciarlas, creo que es un nuevo logro. El día de hoy les hablaré sobre los efectos de la cuarentena.

Durante estas semanas, he venido mencionándoles mis perspectivas generales sobre la situación de manera global. He ido adoptando posiciones sociales y cívicas para darles consejos desde mi manera de ver las cosas, pero no he profundizado demasiado en mi vida personal.

Considero que esa manera de escribir está bien, pero hoy me gustaría variar un poco. En este escrito quiero relatarles los efectos que ha tenido la cuarentena en mí y en algunos de mis amigos (que si están leyendo esto espero que no me maten, los tkm). Isabela declara que su mayor entretenimiento en la cuarentena ha sido hacer ejercicio, jugar con la tapa del jabón antibacterial y medir todo lo que ve con un metro que encontró por ahí. Ana ha comenzado a probar cosas nuevas, entre ellas bailar shuffle y ver anime; lo malo es que casi se rompe el tobillo. Juan Esteban se dedicó a mandarnos fotos de las múltiples veces que organizaba su escritorio al inicio de la cuarentena, y una vez se calmó, montó un negocio de dulces que pueden encontrar en Instagram como @punto.ygoma. Incluyéndome en la narración, los motivé a volvernos youtuber y utilizamos el grupo de WhatsApp de las tareas para mandar videos hablando y creando polémicas falsas, también quise pintarme el pelo, cortármelo, raparme, pintarlo de otro color y rizarlo; pero por suerte sobrevivió. Gracias al aburrimiento comencé a verme Betty la Fea en Netflix, y debo confesar que soy una fiel fan de Patricia Fernández. También estoy en contra de la existencia de Daniel Valencia, pero el odio para otro día. Compartí con Ana la iniciativa de ver anime, pero definitivamente ser otaku no es lo mío.

Otra actividad extraña que hicimos Isa, Juanes, C (otro de mis mejores amigos) y yo fue abrirnos una cuenta en Instagram para subir videos graciosos, aunque solo subimos uno y ya no nos acordamos de la contraseña. En paralelo, Isabela y yo nos abrimos una cuenta de shitpost que no fue exitosa y duró alrededor de dos semanas. Junto a P (una chica increíble que sabrá Dios por qué me caía mal) compartimos anécdotas graciosas y fotos dignas de ser memes virales, hemos jugado con los filtros de las aplicaciones muchísimo más de lo que nos gustaría admitir.

Pero sin duda, para mí el mejor efecto de la cuarentena fue Perla. Es una gatita preciosa que mi mamá adoptó y se ha ganado el corazón de todas nosotras en esta casa, ha roto totalmente con la monotonía y no podría amarla más

¡Gracias por leer hasta el final!

Puedes encontrarme en Instagram como @maria_guevara. g

Lo más visto


Subir