Opinion

“CARA O CRUZ, ASI SE GANA O SE PIERDE UN GRAN AMOR”. Canto  popular, José Vélez.

Por: José Oscar González Hernández. Se desempeñó como alcalde de Pensilvania, Diputado a la Asamblea de Caldas, Personero de Manizales.

Que rara coincidencia  brinda la vida a la policía nacional. Mientras el destino del director de la institución se juega en un proceso en la Procuraduría General de la Nación, el señor Presidente en una intervención hace un buen alarde de las bondades del señor General y tácitamente le brinda el respaldo necesario antes que el ente de control tome una determinación disciplinaria que puede ser destitución o sanción, o porque no, la absolución si no aguantan las presiones del alto gobierno.

Para la institución policial este ha sido un año con muchos altibajos. Repasemos varios hechos: El proceso disciplinario en contra del Director, en si es una mancha para la institución. Pero miremos en la actuación frente a la comunidad tenemos la muerte de Anderson Arboleda en Puerto Tejada,, luego de recibir un golpe de uniformados, la muerte de Javier Ordoñez en Bogotá, ni se diga de los desafueros registrados en Bogotá en las protestas del 9 y 10 de Septiembre en donde al parecer fallecieron más de 11 personas; el fallo de la Corte Suprema de Justicia en donde se lee que “la policía hace una intervención sistemática, violenta y arbitraria en las protestas sociales”, además de varias investigaciones en la Dirección de Antinarcóticos de la Policía.

Para muchos de nosotros este es un juicio disciplinario inédito, en donde un inferior como Inspector de la Policía, el General William Salamanca investigó la conducta de su Director General de la institución desde el año 2019. Como disculpa obvia del Director ha manifestado varias veces que son las ganas de sacarlo de la policía, pero si la procuraduría abrió un expediente disciplinario debe ser que encontraron mérito en la documentación para estudiar el caso.

Mirando el proceso es de verdad que parece el caso de “los pájaros tirándoles a las escopetas”. Cualquier ciudadano podrá pensar que hay tanta podredumbre en la institución policial que salpicó a su Director.

Cuando estalló este problema a finales del año pasado vino el primer roce entre el Director y su investigador, ya que el jefe mandó al general Salamanca con 400 días de vacaciones, creemos que para apartarlo de la investigación y al venir el revuelo periodístico, intervino el Presidente y ordenó suspender las vacaciones.

El director de la institución policial no se quedó quieto y fue desmantelando poco a poco la institución investigativa hasta que dicho proceso llegó a la Procuraduría por competencia.

Por lo que se ha conocido en el proceso disciplinario el Director de la policía goza del respaldo del señor Presidente; además se ha sabido de maniobras dilatorias del Director en audiencias y creemos que está ganando tiempo. Es muy sencillo, en menos de un mes el Procurador Carrillo se le acaba el período y le recibe la doctora Margarita Cabello Blanco, ficha del gobierno en el ente de control, y ella ya gobernando podrá ayudar al general amigo del presidente. Es decir, señor General Salamanca, pon las barbas a remojar porque usted va muy pronto a usar el everfit y todos tan contentos.

Lo más visto



Subir