Opinion

El Otro Poder

Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia. Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

Reyes, Emperadores, Dictadores, Presidentes, y por su puesto Gobernadores y Alcaldes y hasta jefes criminales, siempre tendrán a su lado, o en las sombras, personas que se ganaran su confianza y cumplirán con la función de aconsejar, asesorar o inclusive no pocas veces, asumir el papel de ordenar y organizar lo que la cabeza no quiere o no puede hacer.

Acceder a esa posición no es fácil, implica en el mejor de los casos un conocimiento previo de quien es la persona, y haberse ganado con antelación la confianza de ese alguien, que podrá designar al elegido en dicha labor; pero en el peor de los casos, implica todo un juego de poderes que incluye traiciones y mentiras, o la simple maquinación de una estrategia que haga a un lado a la competencia, o a cualquiera que pudiera ser una amenaza. Y si eso implica poner en situación de vulnerabilidad a su jefe lo hará, para después llegar como un redentor que por obra y gracia salvo el pellejo del ingenuo líder, a quien le vieron la cara de estúpido.

En nuestro microcosmos, en el que muchos se sienten todopoderosos tenemos bastantes ejemplos.

Para el líder, el problema generado por el “Consigliere” según como denominaba la mafia italiana a este personaje, surge cuando no se tiene la suficiente inteligencia o habilidad para darse cuenta de que están jugando con él, y en cambio resulta ser un idiota útil, dejándose llevar por un sinuoso camino tejido por intereses ajenos, o en otras palabras, cuando permite que en sus narices se elabore su propia agenda.

El que un asesor o consultor, o simplemente digámoslo como “el poder detrás del poder” haga lo que haga, inclusive haciéndolo mal o de manera incorrecta, no es una dificultad para la cabeza si es que este así lo quiere, y es capaz de prever y controlar las consecuencias.

En la columna más reciente del analista Jorge Enrique Pava, mencionaba con nombre propio quienes para él son aquellas personas que están detrás del poder en la alcaldía de Manizales, ojalá para el bien del alcalde, tenga control de dichos individuos, sin embargo creo que hacen falta otros nombres, no muchos, me atrevo a decir que solo uno que desde su refugio en la academia y haciendo uso de su familia trata de tejer los destinos del departamento. Pues sin duda se sienten amenazados por el posible papel protagónico que pudiera tener el alcalde en la búsqueda de figuración del Partido Verde en el departamento, e incluso en el país. Será Carlos Mario tan incapaz, como muchos gobernantes pasajeros, de no pensar que su periodo es finito, y que hoy la estructura de poderes en el país, le pudiera brindar opciones si acierta de manera correcta su escogencia en las elecciones presidenciales, pero para ello tendrá que desligarse de quien antes era su mentor y con quien compartió partido, pues las que son hoy las mujeres más poderosas en los verdes, nada gustan de aquel señor. Y es que un vuelo propio del alcalde, reclamar el liderazgo de los verdes apoyando otros sectores dentro de este partido, pudiera dar la puntada final en los planes para un candidato fuerte al Senado, y una lista a la Cámara que podría poner a temblar a varios partidos en el juego por la representación política en la Cámara Baja.

Por el otro lado, el Gobernador Luis Carlos se enfrenta a un no extraño juego de poderes dentro de su casa, mujeres y hombres que hoy se sientan muy cerca a él tratan de consolidar sus propios intereses, esto no es raro, pasa todos los días y a todo nivel, pero deberá ser el Gobernador lo suficientemente inteligente y riguroso para determinar cuál es el límite de aquellos o aquellas personas. Sin duda está clarísimo hasta para el ciudadano que lee desprevenidamente el ambiente político del departamento, quien es el mayor “asesor” del Gobernador. Tal vez y por supuesto que es obvio no desconoce Luis Carlos el agradecimiento con este señor, aun y cuando pareciese que este agradecimiento, implica el desconocimiento por su antecesor.

Pero recuerde Gobernador que hoy usted es el que manda, hoy es su nombre, su posición y su momento histórico para ser recordado, no otro, usted deberá forjarse una proyección que de sus manos dependerá que tan fugaz quiera que sea en el ingrato mundo de la política, no permita que sean otros quienes construyan su futuro.

Agradecimiento no implica sumisión, y no es que creo que la tenga, pero deberá usted como los exitosos comerciantes, no dejar todos los huevos en la misma canasta, y retomar o abrir amplias oportunidades que aseguren su futuro, por lo menos si cree que del paso por la Gobernación pudiera sacar o ampliar posibilidades bastante interesantes.

Twitter: @AlejandroLSFD

Lo más visto


Subir