Opinion

El Gran Perdedor

Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

26 octubre 2019

No reconocer las virtudes del expresidente Uribe en su paso por la presidencia y como uno de los líderes más importantes que ha tenido el país en los últimos años es de ciegos, como de fanáticos es no reconocer los errores y extralimitaciones que durante su mandato se dieron.

Fundar sobre su imagen una organización política o sostener unas cuantas, era una actitud previsible ante la débil democracia colombiana y la profunda crisis que sufren los partidos.

En un principio fue el Partido de la U ese paraguas con el cual quienes bajo esa coyuntura se consideraban Uribistas o simplemente gobiernistas, aprovechando la imagen del entonces Presidente. Por allí pasaron líderes que como Oscar Iván Zuluaga y Juan Manuel Santos compartieron un mismo escenario pero que evidentemente romperían relaciones con el desmarque del Uribismo con el primer gobierno Santos.

Con el rompimiento de las relaciones Uribe-Santos, toman la decisión de crear el Centro Democrático como partido que cobijaría el pensamiento y forma de gobernar del expresidente Antioqueño, sin embargo y con muy pocos liderazgos regionales definidos, la columna vertebral y electoral de este movimiento seria la imagen de su promotor. De allí la excepcional decisión de impulsar una lista cerrada al Senado y varias a la Cámara de Representantes con el respaldo del expresidente. Su característica además de la anterior daría cabida a fomentar y priorizar liderazgos nacionales en capacidad de disputar la Presidencia de la República, sobre los liderazgos regionales incapaces de disputar Alcaldías y Gobernaciones, prueba de ello es que en un departamento en teoría Uribista como Caldas solo ganaron 2 de 27 alcaldías más una en coalición.

En un segundo momento y pasados los primeros cuatro años de la elección de congresistas por el Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez toma la decisión de fomentar para el congreso una lista al Senado abierta y muchas así en Cámara de Representantes. Sin embargo, el partido recién creado no estaba preparado para afrontar el canibalismo salvaje que propician las listas abiertas, máximo cuando no estaban claros los liderazgos regionales de cada uno de los Senadores.

Allí se da inicio a confrontaciones internas que hoy se evidencian en divisiones peligrosas para este Partido, ejemplo de ello lo que pasa en Risaralda con los congresistas de esta región y la Senadora María del Rosario Guerra los cuales apoyan candidatos diferentes, o inclusive en el Huila donde el Senador Macías y el Representante Prada tienen irreconciliables diferencias, o el reciente caso de la precandidata a la alcaldía de Bogotá Ángela Garzón, quien después de haber sido concejal de esta ciudad por el CD fue dejada sola a mitad de camino propiciando su renuncia a esta colectividad.

En un extraño caso para Colombia, dentro del CD los mayores electores no se encuentran en el Senado, salvo el expresidente Uribe quien está fuera de concurso, son los Representantes a la Cámara quienes ostentan los mayores caudales electorales, solo por poner un ejemplo las primeras cinco votaciones del CD en Senado, sin contar al expresidente son:

Paola Holguín 58.005 votos; Amanda González 45.505 votos; Ernesto Macías 39.669 votos; María Fernanda Cabal 37.905 votos; Ciro Ramírez 36.677 votos.

Mientras que en la Cámara de Representantes los 5 congresistas más votados son:

Edward Rodríguez 104.248 Votos Bogotá; Oscar Darío Pérez 84.065 Votos Antioquia; Esteban Quintero 57.916 Antioquia; Juan Fernando Espinal 43.265 Antioquia; Samuel Hoyos 40.557 Bogotá.

Esto ha generado al interior de la bancada profundas divisiones y luchas internas que han dividido al partido en innumerables ocasiones, pues no son pocos los Representantes que en las próximas elecciones estarán disputando los puestos de los actuales senadores, aunque para estas elecciones tengan que apoyar candidatos diferentes a los avalados por el CD, en aras de fortalecer nichos electorales que les permita llegar a la cámara alta del congreso.

Esta situación ha debilitado profundamente el partido de Gobierno, y Caldas no es la excepción, por ejemplo, en Marquetalia dos fuerzas importantes de este movimiento, la encabezada por el Representante Fernando Gómez y el exrepresentante también del CD, Hugo Hernán Gonzales tienen candidatas diferentes para la alcaldía del que es el municipio de ambos.

Pero si a esto se le suma la ausencia política del señor Presidente Duque, que en principio habla bien de él, pero que resquebraja aún más al partido pues este no solo tendrá que cargar con el desgaste del primero, sino que no tendrá herramientas para soportar dicho desgaste, debilita la popularidad del Centro Democrático.

No es concebible que a más de un año de la tragedia de Marquetalia la cual enluto a varias familias, que movilizo medios nacionales e incluso a la que asistió la Vicepresidente Martha Lucia Ramírez, no hayan iniciado las obras de las muy prometidas viviendas que repararían a los afectados, a quienes incluso les han cortado los auxilios de arriendo, y eso que es uno de los dos municipios que el CD gano en los pasados comicios y a quien deberían acoger con mayor celeridad.

Según las encuestas y salvo Medellín que aprieta más las tendencias entre el candidato del CD y el segundo, no habrá una sola gobernación o alcaldía relevante en el país que este partido vaya a ganar con candidatos propios, esto tendrá enormes repercusiones políticas para el Partido y mucho más para las próximas elecciones a Congreso, en donde con seguridad reducirá el número de congresistas, en especial en Senado. Pero si a esto se le suman los fuertes rumores en los pasillos del Congreso, no contaran con el expresidente dentro de sus listas, e incluso se habla de una posible renuncia de esté después de finalizado su proceso en la Corte del cual esperamos y salga avante.

Ya lo mencionamos, Caldas no será la excepción, El centro Democrático en estas elecciones regionales será el Gran Perdedor, no solo perderán la Gobernación, no tanto por las virtudes de su contendor, el cual las tiene, más si por los defectos de su candidato.

No serán más de 5 alcaldías con candidatos propios las que este partido ganará en el departamento, recuerden que la U como partido de gobierno en las pasadas elecciones logro 12 de 27.

Adenda 1: Ningún pueblo esta escriturado a una familia y mucho menos a un partido, no es responsabilidad social empresarial ni mucho menos altruismo cuando se chantajea e inclusive se extorsiona al electorado condicionando su voto a cambio de un puesto. Al pueblo no se le exige el voto, se le proponen ideas. Da pena ver lo que el desespero ha llevado a quien en algún momento encarno un cambio en la política departamental.

Adenda 2: Para quienes por estas críticas me podrían catalogar como mamerto, los invito a leer a Fernando Londoño Hoyos https://www.las2orillas.co/sabemos-quien-ganara/ quien no baja naufrago al partido de Gobierno.

Lo más visto


Subir