CALDAS

FERIA EXPOSICIÓN EQUINA DE PENSILVANIA, ORGULLO DE NUESTRA TIERRA, PASIÓN POR LOS CABALLOS

LA AFICIÓN POR LOS CABALLOS HACE PARTE DE LA IDIOSINCRACIA PENSILVANENSE.

Por: Luis Alberto Franco

01 junio 2018

Pensilvania, hermosa población al oriente del departamento de Caldas, se dispone a celebrar durante este fin de semana su XXVII Feria Exposición Equina Grado B la cual está catalogada como una de las mejores en su género a nivel nacional.

En esta fiesta equina se congregan muchos de los mejores criaderos, expositores y caballistas del país. Es el único municipio del país que tiene un escenario, Coliseo de Ferias, dedicado exclusivamente para la Feria Exposición Equina, la que además fue elevada a categoría de Patrimonio cultural inmaterial del municipio.

La afición por los caballos hace parte de la idiosincrasia del pensilvanense quien ve en ello una expresión autóctona de su cultura.

Esta feria exposición a realizarse durante el presente fin de semana, está organizada para que sea una de las mejores versiones. Inicia hoy viernes con un concierto de música popular con los artistas de talla nacional Luisito Muñoz y Ángel Toro. Sábado y domingo será el juzgamiento y se remata con la tradicional gran parada de campeones.

En Pensilvania se vive la mejor raspa del país. Todo está listo para recibirlos y acogerlos como pensilvenses más. Coja camino y allá nos vemos !!

 

ORIGENES DEL CABALLO EN NUESTRA CULTURA

De acuerdo con los registros históricos los caballos fueron traídos al Nuevo Mundo, lo que hoy es el continente americano, por Cristóbal Colón en su segundo viaje, en 1493, desembarcando en la Isla La Española, hoy República Dominicana. Es allí donde se da el primer criadero de caballos en tierra americana desde donde son distribuidos a los territorios descubiertos hasta la fecha, Cuba, Puerto Rico, Colombia y Perú como apoyo y elemento facilitador de la labor de los expedicionarios.

La página virtual “Caballo Criollo Colombiano” describe esos ejemplares de la siguiente forma: “El caballo traído de España tenía un andar suave, no lo Ilamemos aún Paso Fino. Dentro de esos caballos españoles había un caballo pequeño muy parecido al nuestro: vivo, de andar suave, que Ilamaban “The Spanish Jennet”, o sea, jaca española….Las nuevas condiciones de hábitat, la alta consanguinidad y la selección, dieron come fruto un caballo de mejor calidad, como consecuencia no sólo del esplendoroso hábitat que encuentran no sólo en el Caribe, Puerto Rico, Colombia y Perú, sino que nuestros antiguos comienzan a cuidar esa nueva raza que usaban para recorrer grandes distancias, y ellos necesitaban sentir y tener en la silla, un caballo que desplazara mucho pero que fuera muy suave, para sus largas jornadas de recorrido…

Los caballos desembarcaron en La Española, hoy República Dominicana; luego Ilegan a Colombia y después bajan al Perú, pero el país donde realmente se desarrollan los caballos es Colombia. Aquí encuentran dos centros de cría muy definidos: el primero, la Sabana de Bogotá con sus Valles de Sogamoso, Ubaté, Chiquinquirá, terrenos muy pantanosos y anegadizos, y una segunda zona muy distinta, que es la del caballo que entra por Urabá y le da origen al caballo del suroeste antioqueño, zona muy montañosa y agreste.

En distintos antecedentes históricos de la región del norte del Tolima y del oriente de Caldas que se remontan a la época de los aborígenes, mediados del siglo XVI, registran la presencia del caballo en nuestra región.

El primer conquistador español en llegar a la zona fue Baltasar Maldonado en 1540, seguido de Álvaro de Mendoza en 1544. Para ambos fue imposible penetrar la espesa selva con sus caballos por lo que se vieron obligados a hacerlo en largas caminadas enfrentándose en varias oportunidades a los indios Pantágoras de quienes recibieron sucesivas derrotas que los obligaron a abandonar la región sin lograr su cometido.

En 1549 llegó Francisco Núñez Pedroso quien siguiendo la ruta de sus antecesores logra entrar con sus jinetes para derrotar tanto la manigua como a los nativos a quienes denominó palenques por el estilo de sus construcciones en forma de fortaleza. Ese es el primer registro histórico de la presencia de caballos en la zona.

En 1557 el Capitán Asensio de Salinas Loyola quien había sido nombrado Capitán y Justicia Mayor por los Oidores ante la necesidad de apaciguar la revolución de los indígenas que se empezaba a dar en los territorios de lo que hoy es Mariquita amenazando con extenderse a los conquistados por Francisco Núñez Pedroso, funda la ciudad de “Vitoria” como “centro y alma de la conquista a la nación de los pantágoras, Vitoria fue desde su nacimiento una ciudad con todas las características de grande y noble, y fue también extraordinario centro minero y una de las puertas por donde entraron los colonizadores de Antioquia. Su fundación se llevó a cabo como recompensa de una grande hazaña: la pacificación de una terrible alianza de tribus que amenazaban la existencia de todo el Nuevo Reino de Granada…” (Hermano Florencio Rafael “Avanzada Colonizadora”). Por su importancia estratégica fue dotada de todos los medios de apoyo militar para la época, entre ellos la cría de caballos.

Por diferentes razones de las cuales no nos ocuparemos, la ciudad de Vitoria desaparece y la región se sume en un silencio de casi tres siglos interrumpido por los comerciantes antioqueños que empiezan a buscar nuevas rutas entre Marinilla y Mariquita. Fue así como en 1860 llegan los primeros colonizadores a las tierras que hoy son Pensilvania estableciéndose en forma definitiva en la región y convirtiendo la raza equina en compañera permanente para sus extenuantes viajes y sus aventuras.

Hasta hace pocos años en Pensilvania no existían carreteras ni vías de acceso veredales. Solo eran caminos de herrada y todas las gentes utilizaban mulas para sus desplazamientos. Era su medio de transporte y de carga por lo que los ejemplares equinos prácticamente se convirtieron en un miembro más de la familia. Ahí empezó la cultura caballística de Pensilvania y el gran amor y afición por los caballos.

LA FERIA EXPOSICION EQUINA EN PENSILVANIA

Don Alberto Escobar Aristizábal siempre se ha caracterizado por su gran afición a los caballos. Ya en el año 1974 en Pensilvania contaba con un criadero en Betania, donde tenía una buena cantidad de ejemplares de excelente calidad.

Coincidía en esa afición con Ramón García, un Pensilvense radicado en Bogotá desde hacía varios años y dedicado al negocio del transporte en una Empresa llamada Cooperativa Intregral de Transportadores Pensilvania “Citp”.

Corría el año de 1984 y les surgió la idea de hacer en Pensilvania una Feria Exposición Equina que sirviera como motivo de encuentro de los paisanos y amigos que compartieran esta afición. Para ello contactaron al médico veterinario José Reinel Buitrago Patiño quien residía en Pensilvania y trabajaba con don Alberto Escobar. A partir de ese momento se convirtió en el alma y nervio de la organización del evento.

El criadero de caballo de Betania propiedad de don Alberto Escobar lo había trasladado para la sabana de Bogotá. Con mucho entusiasmo garantizó la participación de sus ejemplares y sus buenos oficios ante otros criadores amigos suyos para que se hicieran presentes en el evento. También ofreció el copatrocinio de varias de las empresas del Grupo Escobar para garantizar el éxito de la iniciativa.

Empezaron a organizar la logística, el patrocinio y las invitaciones programándola para el 18 y 19 de agosto de ese año. La primera feria se realizó en la antigua cancha de fútbol ubicada donde hoy queda la cancha múltiple del Barrio Buriticá. Para esa época el organismo rector de la actividad equina en el departamento de Caldas era la Corporación Equina de Manizales quienes se vincularon y apoyaron el evento. No existían categorías ni calendarios y cada municipio las podía organizar como quisiera. Más que una Feria en toda la acepción de la palabra, fue un Festival Equino.

Era el inicio para obtener reconocimiento y empezar a proyectarla a nivel departamental y nacional. Se programó su realización cada dos años en ese mismo puente festivo de agosto alternándose con las Fiestas del Hacha.

En el año de 1986 la Corporación Equina de Manizales se convierte en la Asociación Caldense de Caballistas “ASDECALDAS” como ente regulador de la actividad equina en el departamento. Era la segunda feria de Pensilvania. Hugo Giraldo, un Pensilvense residente en la ciudad de Cali, llevó la plaza de toros portátil “La Nacional” propiedad del rejoneador Dayro Chica, la cual fue instalada  en la cancha de fútbol conocida como “La cochera” ubicada donde hoy queda el Coliseo de Deportes. En ella se desarrolló el evento equino los días sábado y domingo, 16 y 17 de agosto, y el lunes 18 se culminó con corrida de toros y la presentación de Chica.

Fue un éxito rotundo. El número de expositores, ejemplares y asistentes aumentó ostensiblemente lo que motivó a sus organizadores a intensificar sus gestiones ante Asdecaldas para obtener su reconocimiento.

Para la época don Alberto Escobar Aristizábal donó al Municipio los terrenos al lado izquierdo de la salida para Manzanares después del río Pensilvania para construir la Plaza de Ferias y una Plaza de Toros. Durante la Alcaldía de Cesar Tulio Idárraga se construyó la plaza de ferias y se inició la construcción del ruedo y las graderías de la plaza de toros.

En 1988 Asdecaldas le da reconocimiento a la Feria Exposición Equina de Pensilvania asignándole el Grado B. Ante ello y el gran reto que significaba para el municipio, la Administración Municipal por sugerencia de los organizadores decide cambiar la destinación del terreno para la Plaza de Toros e iniciar y la construcción del Coliseo de Ferias y Exposiciones del que todos nos sentimos orgullosos actualmente.

En ese mismo año, o sea, 1988, el 13 y 14 de agosto se realiza la primera Feria Exposición Equina en el actual coliseo que apenas se empezaba a construir. También fue la primera Grado B. Se desarrolló en medio de un crudo invierno, sólo se había construido parte de la gradería y la pista de juzgamiento estaba cercada en malla. Únicamente se contaba con 18 pesebreras. No existían los palcos ni la iluminación ni la cubierta pero el entusiasmo de propios y extraños la catapultó en forma definitiva hacia el éxito.

Fue el último año que se realizó en el mes de agosto porque al quedar incluida en el calendario Asdecaldas es esa organización quien asigna la fecha. Por la misma razón se debía realizar anualmente y no cada dos como se venía haciendo. Todos esos buenos resultados y acontecimientos motivaron a la Administración Municipal con la ayuda del Grupo Escobar a acelerar los trabajos de adecuación del coliseo para 1989.

Otra de las normas de Asdecaldas es celebrar la Feria en forma ininterrumpida anualmente so pena de perder la fecha asignada en el calendario. En nuestro caso debido a problemas de orden público, concretamente las acciones de grupos al margen de la Ley como el frente 47 de las farc, fue necesario suspenderla en dos oportunidades. La primera en el año 1999 bajo la Alcaldía de Fabio Augusto Maya Hoyos y la segunda en el 2002 siendo Alcalde José Oscar González Hernández.

En el año de 2004 es elegido Alcalde de Pensilvania Diego Cardona Arango quien dio el impulso definitivo a la Feria Exposición Equina en cuanto a obras de adecuación del coliseo. Se construyeron los palcos, nuevas pesebreras y se techó gracias al apoyo de la Alcaldía Municipal, la empresa privada y los caballistas Pensilvenses quienes aportaron los recursos para la mano de obra  y la cubierta para la plaza de ferias. Los organizadores reconocen que este Alcalde ha sido de quien mayor apoyo se ha recibido.

También merece reconocimiento el actual Alcalde, Jesús Iván Ospina, quien dentro del marco de las celebraciones del sesquicentenario de fundación de Pensilvania como municipio ha querido darle especial relevancia a la Feria Exposición Equina vinculando a la Administración Municipal a las obras de remodelación del Coliseo.

En total en 2016 se cumplen 32 años de Feria Exposición Equina en Pensilvania. Se han realizado 29 versiones: 2 sin categoría, 25 grado B y 2 Grado A. La primera grado A fue en el año 2014 al cumplirse 30 años de la primera; y la segunda, se hará este año como homenaje a nuestra querida tierra en su sesquicentenario de fundación como municipio.

El médico veterinario José Reinel Buitrago Patiño, quien dedicó muchos años a la organización, anota que la Feria Exposición Equina de Pensilvania es una empresa montada con el apoyo de muchas personas no solo de Pensilvania y que son muchos quienes durante estos 32 años han hecho su aporte de una u otra forma. Reconocimiento a todos los colaboradores anónimos.

Por último se debe resaltar que el éxito de la Feria Exposición Equina se debe al gran apoyo de la comunidad de Pensilvania y sus colonias que con su asistencia masiva y colaboración han convertido este evento en uno de los más destacados en su género a nivel nacional.

 

FERIA EXPOSICION EQUINA DE PENSILVANIA PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL DEL MUNICIPIO

El Concejo Municipal de Pensilvania a través del Acuerdo número 28180516 de mayo de 2016 declaró la Feria Exposición Equina de Pensilvania como Patrimonio Cultural Inmaterial del Municipio como reconocimiento a la tradición equina de los Pensilvenses.

Además del reconocimiento, el Concejo Municipal buscó con esta declaratoria garantizar la permanencia en el tiempo y en el espacio esta actividad como expresión de la cultura e idiosincrasia de Pensilvania.

Se pretende que en un futuro Pensilvania sea reconocido en el ámbito departamental y nacional como el municipio equino por excelencia. Se diversificarán las actividades tendientes a conservar la tradición y acrecentar su arraigo en la presente y futuras generaciones.

Igualmente le brinda los instrumentos jurídicos a la organización de la Feria para la búsqueda de recursos, públicos y privados que le permitan el financiamiento de todas sus actividades.

Esta declaratoria como Patrimonio Cultural Inmaterial del municipio es la única que se ha hecho en el país a una Feria Exposición Equina y coloca a Pensilvania como pionero en la conservación, salvaguarda y protección de la actividad equina en el país.

Lo más visto

Subir