Opinion

“Suelten a Liberland” *

No han sido pocas las veces durante estos últimos días en las que se han venido escuchando voces que claman por que se deje de hablar del polémico convenio entre Carlos Mario Marín alcalde de Manizales y el pseudo Estado de Liberland.

Unos argumentan que fue solo un error del alcalde, y que como error le podría pasar a cualquiera, máximo, según como lo dijo el mismo Carlos Mario, que con sus tareas como alcalde y sus “Profundas” ocupaciones no se percato del problema, y es que de seguro si debe estar bastante ocupado el Burgomaestre, pues desde el sonoro acuerdo con Liberland, decidió no asistir a varios e importantes eventos para la ciudad, solo por mencionar dos de ellos; el primero, al Foro Mundial de la Bicicleta cuya sede era la capital caldense, evento al que envió un video que por cierto fue realizado desde su casa.

El mismo alcalde que en campaña se denominaba como el alcalde de la “bici”, y que, según él, haría de Manizales una ciudad apropiada para el uso de la bicicleta, dejó de asistir a este importante evento. Pero esta no es la primera vez que incumple esta promesa, pues más allá de una berma sobre la avenida Santander que incumple con todas las normas técnicas para salvaguardar la integridad del bici-usuario, no ha realizado una sola tarea para convertir a la ciudad en una urbe ejemplo en el país.

Y no solo no asiste al Foro Mundial de la Bicicleta en Manizales, la ciudad de la que según registros de la autoridad electoral es el alcalde, pues no hay otra evidencia que lo demuestre, además del desprendible de nómina de Marín, sino que en los diálogos regionales vinculantes, los mismos que organiza la Presidencia de la República en cabeza de Gustavo Petro, el presidente por el que el mencionado funcionario abiertamente hizo campaña, asistió tardíamente a su instalación, sin modular una sola palabra, y ordenando a los organizadores que anunciaran su intervención en horas de la tarde para el cierre, cierre en donde brillo por su ausencia el mandatario ante la sospecha de una sonora rechifla, y dejando a los manizaleños sin la que debería ser la voz autorizada para representarlos, no pocos afirmaban en el recinto que el libreto del alcalde y las baterías de su megáfono se habían perdido siendo esta la razón para su mutismo selectivo.

El caso de Liberland al parecer, y eso esperamos, dado que fue la gota que reboso la copa, pues Manizales no resiste una torpeza o una improvisación más, sigue generando titulares.

Periodistas de talla nacional como Julio Sánchez Cristo, Félix De Bedout o Claudia Morales y opinadores nacionales como Daniel Samper Ospina, además de todos los medios nacionales y los más importantes de habla hispana en el mundo, no han dejado pasar la noticia en falso, y durante los últimos días, incluso después del debate llevado a cabo en el Concejo de la Ciudad el día viernes 18 de Noviembre, siguen exigiendo de parte del alcalde respuestas ante el bochornoso hecho, el cual ya raya para algunos en prevaricato.

Pero sin duda, y aun sin que apareciera en CNN o el País de España como si ocurrió con la noticia del acuerdo con Liberland, la que a mi parecer es la carta más demoledora fue aquella que el Comité Intergremial de Caldas le hizo pública al alcalde, y la cual es firmada por las agremiaciones mas importantes del departamento, y donde evidencia que como con Liberland las relaciones y el manejo administrativo de la ciudad es un chiste.

Fracasos estruendosos como el Bulevar de la Calle 48, la Intersección de los Cedros, La PTAR de los Cámbulos, las Líneas adicionales del Cable Aéreo, El Sistema Integrado de Transporte, o los Escenarios Deportivos para los Juegos Nacionales, han demostrado la ineficacia, la improvisación y el desconocimiento de la administración Marín para llevar correctamente las riendas de la ciudad.

La conclusión para algunos de todo lo que esta pasando no puede ser otra que la renuncia del triste funcionario, pero siendo esta improbable, debería el niño Marín encerrarse un par de meses y dejar a la ciudad administrarse por simple inercia, pues de seguro la fuerza del tiempo harían mucho mejor trabajo que el que no hace el joven alcalde.

* Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

Twitter: @AlejandroLSFD

Lo más visto

Subir