Opinion

Manizales; Capital de nada *

Según la división Político-Administrativa de Colombia, Manizales ha sido y es la capital del departamento de Caldas, sin embargo, pocas veces en la historia se ha comportado como la capital de los caldenses.

Quien conozca el departamento sabe de la inmensa distancia social, geográfica e histórica de la provincia caldense con nuestra capital.

Regiones como el oriente de Caldas han sido más cercanas a Medellín o incluso a Bogotá que a Manizales, no en vano el mayor número de egresados universitarios mayores de 40 años tienen su alma mater en estas ciudades, de igual manera pasa con las colonias residentes por fuera de los municipios de los cuales son oriundos, y es que, si no fuera por los pesados trancones en la vía a Bogotá, la capital colombiana es incluso más cercana para muchos caldenses del oriente que la misma Manizales.

De igual manera pasa con el norte del departamento; Municipios como Aguadas, Riosucio o Supia tienen mayores vínculos sociales con Medellín que con la ciudad de las Puertas Abiertas. Y ni que decir del occidente, donde municipios como Viterbo, Belalcázar, San José, Risaralda o incluso Anserma tienen mayor conexión con Pereira que con Manizales.

Y tristemente hoy la falta de planificación sobre Manizales y Villamaría; el municipio más cercano a la ciudad, han generado una distancia a todo nivel entre ambos territorios. Hoy se puede llegar más rápido a Chinchiná que a Villamaría por cuenta de los trancones.

Solo para reforzar esta idea de la manera más simple, basta con mencionar que es solamente hasta después del triunfo en la Copa Libertadores por parte del Once Caldas, que la afición Caldense se despertó por el equipo Manizaleño. En muchos municipios es mucho más grande la afición por equipos como el Nacional, el Medellín, o incluso el Cali que por el onceno caldense.

Manizales ha sido excluyente con la provincia, y lo ha sido históricamente, pocas son las veces en que un alcalde de Manizales integra en sus proyectos la regionalización que requiere la ciudad. La reciente idea de establecer una aérea metropolitana ha dado una visión distinta, como también lo ha dado la pavimentación de muchas de las vías en el departamento, aunque lo anterior no es tan así para el Norte de Caldas.

De Manizales a Aguadas por la tradicional vía que pasa por Neira, Aránzazu, Salamina y Pacora recuerda los peores momentos de las vías del oriente, y eso ya es mucho decir.

De cara a las próximas elecciones territoriales, Manizales debe exigir para sus candidatos una visión distinta e integradora con la provincia, una visión madura e inteligente que sepa aprovechar las ventajas comparativas y competitivas de la ciudad y el departamento. Y es que visiones segregadoras y clasistas como la del actual alcalde Carlos Mario en Manizales han profundizado esta situación.

Aerocafé sin duda es un proyecto que puede ser criticado, incluso hay visiones de planificación distintas y superiores, sin embargo, la pretensión del alcalde más que criticar fue la de aprovechar un momento de oportunidad para tratar de desviar los recursos de un proyecto regional, a los caprichos locales.

Lo que hizo el alcalde, fue tratar de quitarle recursos a los territorios caldenses, para lograr que este dinero fuera a parar en proyectos hoy desfinanciados y que hacen parte de una larga lista de torpezas que se están cometiendo en la ciudad, las cuales van desde iniciar obras sin tener terrenos adquiridos, hasta continuar con proyectos que llevan meses parados, pero seguro y sobre todo, para pagar su publicidad en las redes sociales, y en las bodegas que le sirven de megáfono para defender su pobre administración.

* Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

Twitter: @AlejandroLDFD

Lo más visto



Subir