Opinion

INEXPLICABLE

EDITORIAL

En las elecciones para senado de la república en marzo de 2018, los caldenses depositaron 318.604 votos, de los cuales 102 mil, aproximadamente, fueron por los candidatos locales, o sea, Mario Castaño, Hernán Penagos y Carlos Felipe Mejía.

Lo anterior significa que más de 240 mil votos se los llevaron candidatos al senado de otros departamentos, varios de los cuales salieron electos.

En esta campaña electoral algunos de ellos han regresado a buscar nuevamente el favor de los caldenses en las urnas, siendo muy poco o nada lo que tienen para mostrar en gestión por Caldas, exceptuando una que otra posición burocrática para un selecto grupo de afortunados.

A Juan Sammy Merheg, Partido conservador, 8.125 votos, la mayor votación de foráneos en Caldas, solo se le conocen tres o cuatro puestos. Efraín Cepeda, Partido conservador, 2.314, nunca volvió; David Barguil, Partido conservador, 2.300, regresó ahora como precandidato a la presidencia. En noviembre de 2020 se comprometió con un alcalde a una gestión en el Ministerio de Ambiente y un año después, no ha dado respuesta.

Juan Diego Gómez, Partido conservador, 1.772, regresó en la semana santa siguiente, prometió y nunca volvió a contestar el celular. Hace poco estuvo en Manizales, encerrado en un hotel, promocionando a su candidato antioqueño al senado. Antanas Mockus, Partido Verde, 7.804, está convencido que votar por él es un honor y una obligación. Guillermo León Palacio, Cambio Radical, 3.784, no regresó ni a dar los agradecimientos. Rodrigo Lara, Cambio Radical, 3.543, nada de nada. Aydee Lizarazo, Partido MIRA, 11.470, vino en la campaña para gobernación, no se le conocen obras ni gestiones por el departamento. Jorge Enrique Robledo, Polo Democrático, 7.500. Se dedica a temas nacionales únicamente. Juan Felipe Lemos, Partido de La U, 23.915, es quien más ha hecho presencia, atiende a los alcaldes y ha realizado algunas gestiones para municipios.

El balance de estos senadores es muy negativo. Son unos pescadores de votos que no responden a sus compromisos y a la confianza de los caldenses.

No es que Caldas no tenga votación suficiente como dicen algunos, lo que realmente sucede es que nuestro departamento se convirtió en un mercado persa en donde aspirantes de otros departamentos vienen a negociar apoyos políticos. 320 mil votos para senado alcanzan suficientemente para elegir por lo menos 4 senadores de la tierra.

Hace algunos años nuestro departamento tuvo 6 senadores simultáneamente, o sea el 6% del total. Esos tiempos pasaron porque ahora prima el dinero por encima de los intereses de región. Mientras unos pocos se llenan los bolsillos, Caldas pierde capacidad de gestión e injerencia ante el gobierno nacional.

Será que en esta época no existen en Caldas lideres con proyección nacional, o nuestros candidatos no cumplen las expectativas ?

Manizales, 14 noviembre 2021.

@tintiando

Lo más visto


Subir