Opinion

Ecoturismo para el mundo en el Oriente de Caldas

Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia. Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

De manera insistente desde hace algunos años se ha querido establecer en el país una política pública que de impulso al turismo y en particular al ecoturismo, siendo este último una ventaja absoluta de nuestros territorios frente a muchas otras regiones del planeta. Colombia cuenta con un excepcional territorio paisajístico y biodiverso que resulta altamente atractivo para propios y extraños.

La empresa privada, los gobiernos municipales, departamentales, así como el nacional, y por supuesto instituciones especializadas en el tema, deben de establecer sinergias que permitan un desarrollo sostenible de los territorios, lograr equilibrios entre la explotación de los territorios, el cuidado del medio ambiente y la generación de riqueza es un objetivo que las autoridades deben de priorizar como fuente de desarrollo y crecimiento económico.

No son pocos los estudios y emprendimientos turísticos que se han venido implementado desde hace varios años en el país, aun mas, con la disminución de la violencia en las regiones, así como la sensación de paz que el acuerdo entre el Estado Colombiano y las FARC despertó en la comunidad internacional, resulta evidente, y así lo demuestran datos del Banco de la Republica e instituciones como FONTUR, que el aumento de los ingresos por este concepto en el país, así como el incremento de visitantes extranjeros en nuestro territorio es constante, solo en este punto, en los últimos 9 años se ha incrementado en más del 150% la llegada de turistas extranjeros a territorio nacional.

En conclusión, el turismo como fuente de desarrollo resulta una significativa fuente de ingresos, siempre y cuando este venga acompañado de planificación y un marco regulatorio que permita el incremento de oferta turística y la equilibrada explotación del territorio.

El oriente del departamento de Caldas por muchos años fue una zona duramente marginada del desarrollo y explotación turística en el país, lo anterior como consecuencia de la fuerte violencia vivida.

La laguna de San Diego en el corregimiento del mismo nombre en Samaná, el Parque Natural Selva de Florencia, el embalse Amani, y los innumerables cañones de nuestros ríos y quebradas acompañados por la aun existente exuberancia animal y vegetal, los paisajes de Marulanda acompañados de la portentosa Palma de Cera, así como las rutas de herradura entre Manzanares y Pensilvania las cuales atraviesan maravillosas montañas, los termales en el corregimiento de Pueblo Nuevo en Pensilvania, en fin, ya lo dijimos, innumerables corredores y sitios turísticos que años atrás hubieran sido imposibles de visitar, son obligados territorios que deben ser protegidos y correctamente explotados.

Sin duda la pandemia freno el turismo a nivel global, pero más pronto que tarde el mundo retomará su normalidad y con ella seguramente se vendrá una oleada de turismo que deberá ser aprovechado. Es momento de que más allá de la mención en planes de desarrollo o discursos repetitivos, el ecoturismo sea un objetivo en el corto y mediano plazo para nuestros territorios, mientras que hablan de construir más represas secando con ello nuestros ríos, deben las autoridades aprovechar el marco regulatorio y fomentar la sana explotación del territorio.

Por ello se debe resaltar que propuestas como la del alcalde de Norcasia Yonatan Manrique de construir un cable para fortalecer el turismo en el embalsa Amaní, o la promoción y defensa del recurso hídrico en la que se empeña el alcalde de Pensilvania Jorge Orlando García, deben ser replicadas y acompañadas por las demás autoridades municipales en la región, ellos parecen entender que el futuro de nuestras comunidades no solo está en la generación de nuevas fuentes de ingreso, sino en la protección inmediata y futura de nuestras aguas.

Twitter: @AlejandroLSFD

Lo más visto

Subir