Opinion

No Gracias

Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia. Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

En las últimas semanas he recibido algunas llamadas, puntualmente dos llamadas, respecto del ofrecimiento de contar con un cupo como candidato a la asamblea, lo anterior a cambio del apoyo a una de dos de las actuales campañas a la cámara de representantes que hicieron el ofrecimiento, y la respuesta es no.

Nunca he tenido el arrojo de hacerme contar en las urnas, a pesar de haber acompañado varios ejercicios electorales. He optado por ver los toros desde la barrera, tal vez por falta de valentía electoral, o simplemente por alta aversión al riesgo.

Sin contar entonces con un número de votos base que justifique la oferta, la explicación de un ofrecimiento como este solo podría resultar al entender el canibalismo electoral que se verá en las próximas elecciones a congreso, donde como suele ocurrir cada cuatro años, las debilidades de los actuales representantes se presentan con mayor fuerza, y algunos están seguros de contar con el suficiente caudal electoral para ocupar algunas de las 5 curules que tiene Caldas en la Cámara Baja, o inclusive siendo actuales congresistas, saben que sostener dicha curul será aún más difícil que la misma elección que los llevo por primera vez.

Así es que este canibalismo generara una dura confrontación por los escasísimos votos, en particular por la lucha, según no pocos opinadores y analistas del quehacer político en el departamento, de tres de las 5 curules, pues algunos creen dar por descontado dos de ellas, las cuales serían para los movimientos políticos que al parecer demuestran mayor fortaleza electoral, y aun así, estos dos movimientos, liberales y la U, no merman en la carrera de asegurar y afianzar alianzas que aseguren su victoria.

Si hay una elección difícil es la de asamblea, quienes creemos entender la dinámica de la política claramente la diferenciamos del resto de elecciones, sin embargo para el común de las personas, para la gran mayoría de los electores en las veredas, y las comunas de la ciudad, aun les genera dificultad entender que es y para qué sirve un diputado, la gran mayoría de los elegidos para esta corporación cuentan con un porcentaje altísimo de estructura política que les permite llegar a obtener esta credencial, es decir, difícilmente en el departamento se llega a ser diputado con un voto de opinión que lo respalde.

Y para completar, como dirían algunos, “dañaron la plaza”, en el departamento se pueden encontrar campañas a la asamblea que se acercan bastante al costo de una campaña a la Cámara de Representantes.

Sin embargo, las próximas elecciones a congreso y presidencia, servirán como indicativo de que tanto querrán los electores propiciar un cambio frente a las prácticas nocivas de muchos de nuestros políticos, esas mismas elecciones serán las que ofrezcan o no, un escenario propicio para otro tipo de campañas regionales, y otro tipo de liderazgos.

Mientras tanto, sigamos echando carreta y firmes en el propósito de que la lealtad política aún existe, así como la posibilidad de que a partir de gestiones y dialéctica, y no solo maquinaria y dinero, sirvan como pilares fundamentales de una elección.

Twitter: @AlejandroLSFD

Lo más visto

Subir