Opinion

Una evaluación a los congresistas caldenses

Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

Se acerca el 20 de junio fecha en la cual se terminan las sesiones ordinarias de esta convulsionada legislatura, seguramente llamaran a extras para tratar de sacar adelante algunas iniciativas legislativas que no pudieron ser votadas en el segundo periodo, lo anterior por la tardía reacción del congreso para tomar la decisión de votar virtualmente, dada la coyuntura ocasionada por la pandemia.

Solo hasta hace algunas semanas iniciaron las votaciones en las comisiones del congreso, y hasta ayer 15 de mayo la Plenaria de la Cámara, antes que el Senado, tomo la decisión de votar proyectos en esta célula legislativa, seguramente el Senado lo hará la próxima semana.

Aunque en un país con una democracia ciertamente desarrollada se miden las actuaciones de los congresistas, por lo menos en un gran porcentaje a partir de su comportamiento y eficiencia al interior del Congreso, en nuestra folclórica Colombia, así como en la mayoría de los países similares, la evaluación de los congresistas no solo parte de su trabajo legislativo, sino de su capacidad de lobby ante el Gobierno central, y aunque a la gran mayoría de los ciudadanos le disguste e inclusive sea ilegal (Tráfico de influencias o interés indebido en la celebración de contratos) de su agilidad burocrática, es decir la capacidad de ofrecerle puestos de trabajo diferentes a los que tienen en sus UTLs, para sus colaboradores en entidades territoriales o instituciones del Estado.

También se cumple este 20 de junio dos años desde la posesión de los congresistas, por tal motivo seria de enorme utilidad hacer una evaluación de su actividad de cara a conocer cuál ha sido su eficiencia y eficacia.

Legalmente tienen ellos la obligación de entregar un balance legislativo con corte a la legislatura que se termina, sin embargo estos balances muchas veces están cargados de proyectos que aunque tienen su firma, y podría decirse que son de su autoría, de lejos es simplemente una estrategia o de cortesía parlamentaria al no negarle la firma a ningún compañero que pretende radicar algún proyecto, o corren con la suerte de que su partido los acoja como coautores, cuando en realidad pocas veces conocen el contenido de lo que firman, pero aun así, les da la posibilidad de presentar estas iniciativas como suyas.

Otro tanto no tienen en su haber ponencias o coordinación de ponencias de iniciativas legislativas de relevancia o alto impacto, puede que figuren como ponentes, como muchos otros, pero sin tener mayor participación. O peor aún, no han coordinado un solo debate de control político.

Nos pondremos en la tarea entonces de contrastar dichos informes de gestión de cada uno de los congresistas, contra la realidad legislativa, la cual esperamos no sea tan diferente, y procuraremos también por conocer y averiguar las gestiones que hasta el momento han hecho nuestros honorables en cada uno de los municipios donde han concentrado sus esfuerzos, dando el beneficio de que para ese momento (finalizando Junio), a seis meses de posesionarse las autoridades locales y bajo la difícil coyuntura que vivimos, no han resultado fácil las gestiones para los municipios, sin embargo, algo han tenido que adelantar.

Y es que no podríamos esperar poco de nuestros congresistas:

-Félix Chica: Un hombre que como pocos conoce de primera mano la provincia, y ha transitado muchos de los caminos de herradura que aun tiene el departamento.

-Erwin Arias: Entregado al Magdalena Caldense como pocos, ha logrado destacar en una difícil comisión como lo son las Primeras.

– José Luis Correa: Joven prometedor, ambicioso, fiel y coherente a sus posturas al interior de su partido, una voz reconocida en los temas de la Salud en la Cámara de Representantes,

– Oscar Tulio Lizcano: Veterano de las lides congresionales, no se desgasto en aprendizaje pues ya conocía los pormenores del Congreso, fundamental pieza en una línea política organizada y disciplinada.

– Mario Castaño: Debo decir que la experiencia adquirida como Representante, le ha servido para ser de los senadores mas juiciosos en temas económicos, sin ningún reparo al momento de hablarle con contundencia a los encopetados miembros del gobierno cuando llegan inocentes y poco preparados a los debates.

– Fernando Gómez y Carlos Felipe Mejía: A los dos congresistas del Centro Democrático los pongo juntos, dado que hoy son la única fórmula (Senador y Representante) netamente Caldense que trabaja como equipo. Ya esta condición les da una enorme ventaja, sumado a que son parte del partido de Gobierno, por ello no es poco lo que se espera de este equipo.

El anterior “lambetazo” no tiene intención diferente a la de tal vez bajarle a un ambiente adverso, cuando tratemos de evaluar de forma acida y sin reparos, cada uno de los dos años de trabajo de nuestros parlamentarios.

Twitter: @AlejandroLSFD

Lo más visto


Subir