Opinion

Ex-Senador Lizcano

Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

04 mayo 2019

La posibilidad de que la coalición del Partido de la U y Guido gane no se ha diluido, sin embargo, en manos de una persona esta que dicha coalición se mantenga o se fragmente, lo último generaría como consecuencia inmediata el triunfo anticipado del señor Camilo Gaviria.

Para que dicha coalición se mantenga irremediablemente tendría que dar un paso al costado el exsenador Lizcano, y es que la sumisión con la que Mauricio tenía a su clientela dependía de su capacidad de otorgar cuotas burocráticas a un número no despreciable de líderes en todo el departamento, cuotas que dependían de un gobierno que a todas luces le brindaba la posibilidad de sostener una importante maquinaria, hoy dicha posibilidad está bastante reducida, y muy pocos al interior de su equipo tendrán la resistencia de tolerar el trato que el exsenador está acostumbrado a dar a sus subalternos, o inclusive a sus socios, pues no es desconocida su capacidad de incumplir acuerdos y de atropellar a las personas imponiendo su jefatura.

Debe entender el ex congresista que ya no goza de la investidura que antes tenía, hoy los congresistas son otros, y aunque no tienen el poder que este antes tenía, si tienen una credencial que harán respetar, no ha pocos líderes políticos les genera incomodidad y pereza el tener que entablar acuerdos con quien no disimula su molesta prepotencia. Qué diferencia con su señor padre, El Representante a la Cámara Oscar Tulio.

Su acostumbrada practica de hablar mal de las personas y creer que estas no se dan cuenta de ello, máximo en un departamento donde todos se hablan con todos, no es la mejor garante para construir acuerdos.

Le iría mucho mejor a esta coalición si fuera el representante Oscar Tulio quien tuviera hoy la vocería del movimiento que esta familia lidera, más aún bajo la sensible coyuntura en que nos encontramos, en donde frente a la mínima oportunidad cualquier pretexto es válido para que un líder salga huyendo a otros sectores políticos, inclusive un molesto tono de voz.

Ex senador Lizcano, tómese medio año de vacaciones ininterrumpidas, permita que su señor padre continúe con la tarea que muy efectivamente estaba llevando a cabo, hoy las condiciones no están para imponer decisiones y presionar acuerdos ofreciendo cargos, hoy el dialogo debe ser mucho más conciliador.

Si esta coalición no toma las decisiones que garanticen que la elección del candidato sea acatada por todos y que congregue y aglutine a sus simpatizantes alrededor de quien realmente tiene probabilidades de ganar, el fracaso es la única salida. Pero si lo que se tiene no es suficiente, analicen más allá de lo presente y permita la búsqueda de alternativas en CONSENSO.

No son pocos los que están inconformes en la coalición entre Centro Democrático y el Senador Castaño, pero estos nunca llegaran si con quien tienen que acordar pactos es con quien no es capaz de ejercer un liderazgo participativo y amplio.

Lo más visto


Subir