Opinion

NOTAS DE OMAR YEPES

Por: Omar Yepes Alzate – Ex senador de la República.

17 octubre 2018

LA POLÍTICA.– ¡Quién creyera! Hay personas que vislumbran la política con sentimientos de fe y amor a los ideales; y hay otras que la perciben y la practican como un negocio.

FLAVIO RESTREPO GÓMEZ, escribe para La Patria: “…Es con educación, prevención y presupuestos para la áreas culturales, lúdicas, musicales, literarias, artísticas, teatrales, entre otras, como puede evitarse que nuestros jóvenes sean víctimas y terminen enfermos como consumidores de la droga”.

FACUNDO CABRAL: “Sufrir es una pérdida de tiempo, hay que ser feliz”.

“El bien es más, pero no se nota porque es silencioso”.

LOS PARTIDOS Y EL PODER.– En una democracia representativa no es prudente alejar a los partidos del poder que contribuyeron a conquistar o que están dispuestos a consolidar. Este alejamiento puede dar pie para provocar malestar y permitirle a la oposición fraguar una política que les lleve a acariciar la posibilidad de triunfar en el inmediato futuro. El presidente Duque está cumpliendo a la letra sus ofertas de campaña. Anunció ponerle fin a la captura del gobierno por parte de las fuerzas parlamentarias y terminar rotundamente con el manejo de los recursos públicos para atender a las actividades proselitistas. Eso está muy bien. Pero hay formas de ejercer control para que los funcionarios públicos sean agentes del gobierno y no de los equipos congresionales, y que los dineros de la nación lleguen religiosamente a las regiones para solucionar dificultades, propiciar el desarrollo y procurar el bienestar. El gobierno bien puede nombrar veedores por cada departamento para que vigilen la aplicación correcta de los giros nacionales y se impida la distracción de parte de ellos para fines non sanctos.

Los partidos que contribuyeron al triunfo aspiran a estar en el poder, y del poder también pueden participar, si así lo estima el señor presidente, aquellas fuerzas que no facilitaron la victoria pero que están dispuestas a consolidar una política al servicio del país.

Lo que sí debe quedar bien claro es que el presidente acierta al tratar de borrar los vicios que han demeritado la política, la han corrompido, y han llevado al país a mirar con asco está actividad.

FUERZAS MILITARES.- Cerca de 40.000 soldados es la reducción de la fuerza pública desde 2013 a la fecha. El control territorial ha perdido eficacia por la merma de efectivos y por la política del anterior gobierno de restarle presión a la lucha contra la subversión.
Algunos pretenden que continúe la reducción en razón a los Acuerdos de Paz con las Farc, pero pasan por alto que la inseguridad del país sigue alterada por la presencia de otros grupos armados, tales como el Eln, residuos del Epl, las Bacrim, la delincuencia común que está alborotada y los disidentes de las Farc, que según los entendidos superan los 5.000 hombres. Sobre las llamadas disidencias de las Farc hay dos teorías: una, que efectivamente son militantes de la guerrilla que no quisieron acogerse al proceso, o que acogiéndose han ido desertando por razones diversas; y.…dos, que las Farc estratégicamente se dividieron, entregándose unos, y dejando en el monte una retaguardia para garantizarse una salvaguarda en caso de regreso, o para continuar su lucha y proseguir con el multimillonario negocio de la coca.

FRASES.– “No me hablen de muertos que vengo del cementerio”.

“No me hablen de traidores que conozco demasiados”.

VÍAS.– El tramo carreteable Arauca – Las Margaritas, vía hacia Anserma (Caldas), clama por una repavimentación total o por lo menos atención en los puntos críticos. Y Las Margaritas – San José arreglo en pequeños tramos sin pavimentar y rocería. Llamado al señor gobernador, a los congresistas y a los diputados. Son sus tareas.

DICE FRANCISCO SANTOS: “Venezuela es un Estado que promueve el terrorismo. Allá al otro lado está todo el Eln, está el ‘cartel del Golfo’, los campamentos de las disidencias de las Farc. O sea, Venezuela sí es un país promotor del terrorismo”. 
Igual fue Cuba en épocas pasadas, y Cuba asiste ahora al gobierno de Maduro.

EMPLEOS MUNICIPALES.– ¿Alguien se acuerda de cuantos empleados tenían los municipios pequeños antes de que de impusiera la elección popular de alcaldes? No pasaban de diez. ¿Saben acaso cual es el promedio de empleados hoy? Entre treinta y cincuenta. Hay un abuso en el incremento de la nómina. Lo que pagan los ciudadanos por impuestos locales se lo traga la burocracia, generalmente ociosa.

PARA MANTENERSE INFORMADO CONSULTE NUESTRO PORTAL DE NOTICIAS

Tintiando.com

Lo más visto


Subir