Tinto Político

LE LLEGÓ EL MOMENTO A LOS CALDENSES EN BOGOTÁ

Norma Patricia López Cardona, Norma como la conocemos, al igual que muchas mujeres caldenses, nació en una lejana Vereda del municipio de Pensilvania, concretamente en Santa Teresa, en la carretera que conduce al Corregimiento de Arboleda.

Su núcleo familiar estaba compuesto por sus padres y un hermano menor. Muy joven perdió trágicamente a su padre quedando ella, prácticamente, como cabeza de familia.

Terminó sus estudios de bachillerato en la Escuela Normal de la Presentación en Pensilvania e inmediatamente emigró hacia Bogotá en busca de oportunidades para sacar a su familia adelante.

No fue tarea fácil. Las oportunidades reducidas, la falta de experiencia laboral y una ciudad con algunas dificultades, hicieron que en muchas oportunidades sintiese desfallecer.

Sin embargo, en esas noches largas de desvelo por la de crisis e incertidumbre, su alma de mujer caldense y echada pa´delante la hacían sobreponerse y levantarse cargada de energía para empezar un nuevo día como si fuera el primero.

Las dificultades no la iban a derrotar ni su ánimo a amilanar. Vendió conferencias de superación, celulares cuando apenas llegaban al país, libros, arena, varillas de hierro, artículos para ferretería, administró un restaurante, presentó cientos de entrevistas laborales y presentó miles de hojas de vida, y las cosas no se le daban. Sin embargo, sabía que tenía que continuar el camino siempre con fe, esperanza en Dios y fortaleza de espíritu, Cuando las puertas se cerraban, tocaba otra y aparecía la mano de Dios para abrirle una nueva; y fue así como, “de carambola”, llegó a trabajar al Concejo de Bogotá. Ello cambiaría su vida para bien.

Empezó un nuevo ciclo en el sector público, un campo desconocido para ella hasta ese momento. Puso todo su empeño y esfuerzo y muy pronto ya era una experta. Incursionó en la política y fue electa Edil de la localidad de Puente Aranda con la más alta votación. Fue su Presidenta, gestionó y ejecutó muchas obras para beneficio de su comunidad, en ese sector donde vive tanto caldense.

Contrajo matrimonio y alternaba sus actividades del sector público con el sector privado. Estudió derecho y se graduó como abogada en la Universidad Católica de Colombia.

Aunque lleva ya muchos años viviendo en Bogotá, nunca ha olvidado su tierra, sus ancestros, ni sus raíces caldenses. Periódicamente visita su natal Pensilvania, la vereda donde pasó su infancia para saludar a sus parientes que aún moran allí, y Manizales, ciudad por la que siente especial encanto.

Ahora, a sus 46 años de edad, tiene la oportunidad de aspirar a la Cámara de Representantes por la circunscripción electoral de Bogotá, D. C. en la lista del Partido Conservador. Es de anotar que no tiene vínculo de algún tipo con dirigente político o líder de Caldas. Ella es autónoma e independiente.

Norma Patricia, identificada con el número 115 en el tarjetón, espera que todos los caldenses habilitados para votar en la capital colombiana, la acompañen porque un voto por ella, es un voto de confianza y reconocimiento a todas las mujeres caldenses, emprendedoras y berracas.

La energía, el positivismo y la confianza irradiados por Norma, hacen que le sea imposible a una persona que la conozca, no votar por ella. Invitamos a contactarla en la Carrera 24 No. 36-63 oficina 201 Bogotá, celulares 3102659892 y 3008546436. Todos podemos ayudar aunque no vivamos allá. Tenemos familiares y amigos a quienes podemos transmitirles este mensaje.

Lo más visto


Subir