Tinto Político

AZUL OSCURO

Por: El Tábano.

He regresado después de un largo período en esta ciudad convulsionada, primero por los cierres de pandemia de la loca de doña Claudia, y ahora por las protestas de un poco de culicagados con morral a la espalda y la cara tapada, me han vuelto a despertar esta lengua viperina para opinar sobre algunos asuntos de la cotidianidad política de mi lejana Caldas. Aquí me tendrán otra vez dando lora.

Lo último que les dije en el 2019 fue que cualquiera que eligieran de gobernador iba a ser malo, y no me equivoqué, pero de eso hablaremos luego. Hoy me ocuparé de los goditos de mi pueblo comandados por mi viejo amigo Omár, como le decía el niguatero Emilio Echeverry.

Empezaré diciendo que por fin se libró Duque de la insípida y mamona de Marta Lucía nombrándola canciller para que se mantenga viajando por el mundo y deje de estar pegada al culo de él, sobre todo ahora que tiene que usar caminador porque se cae en lo seco. Y también nos libramos todos de tenerla otra vez como precandidata presidencial con su quijotesca figura y su monótono discurso de nerd.

Sigamos con los godos patifríos caldenses. Si por aquí llueve por allá no escampa. Recibí al mediodía la resolución de conformación de ese híbrido denominado directorio departamental provisional que más parece una reunión de perdedores.

Se los repartieron con la milimetría que le gusta al viejo Omár: mitad para el chico Félix que está más desprestigiado que la vándala “epa Colombia”, y la otra parte para los Yepes que se resisten a ser tiempo pasado. 

Estos dos grupúsculos ya no representan mayor cosa. Ninguno fue capaz de elegir diputado en la pasada disputa electoral. Salieron dos elegidos y ninguno tiene algo que ver con ellos. Sumados los votos obtenidos por ambos dan como 26 mil, tal vez por eso los que creen seguir siendo los mandamás, los quisieron tumbar: Cuentan que uno recomendó al abogado y el otro lo pagó. Paradójicamente en Caldas, la tierra del presidente de la colectividad azul, es donde más dividido está.

Estos dos goditos están desconectados de la nueva realidad conservadora caldense. Ya no son las vacas que mas cagan ni los gallos que más cantan en el gallinero. Tienen competencia, y fuerte, y yéndoles bien, ocupan el cuarto y quinto lugar en preferencias azules departamentales.

Con ese directorito que organizaron no les alcanza para elegir algo en las próximas elecciones congresionales aunque haya más manzanilla que en corrida del July. Afortunadamente para ellos, ahora venden cremitas muy buenas para las quemaduras y donde Yepes se han vuelto expertos en esos tratamientos.

Bogotá, 24 de mayo del 2021.

Lo más visto



Subir