Opinion

FIESTA DEMOCRÁTICA

EDITORIAL

Los procesos democráticos, aunque no sean perfectos, son una fortuna para los pueblos que los tienen. Por ello, las campañas electorales deben convertirse en una fiesta democrática, en una amigable lucha donde no quedarán ni vencedores ni vencidos porque la vida institucional de los territorios continúa.

Hacer política con odios y rencores no es sano para la democracia porque la primera sacrificada es la verdad. La utilización de perfiles falsos en redes sociales, cadenas y pasquines no es correcto y dejan mucho que desear de sus autores o de las campañas que utilizan estas artimañas.

A nivel nacional son más de 500 demandas de nulidad electoral que están cursando ante los Tribunales Administrativos y el Consejo de Estado, fuera de las penales. En la mayoría de los casos, los demandantes son malos perdedores que quieren ganar en los estrados judiciales lo que las urnas les negó, con el consiguiente desgaste del aparato judicial y los costos que ello implica para la administración de justicia.

Caldas no es ajeno a ello. Dos demandas de nulidad de la elección del gobernador, igualmente contra dos diputados, varios concejales y dos alcaldes. En algunos casos esto genera un ambiente de incertidumbre que termina perjudicando la administración pública.

Además de la instancia de lo contencioso administrativo, la Procuraduría Provincial de Caldas se encuentra atiborrada de cantidad de quejas disciplinarias, la mayoría sin fundamento o presentadas por ignorancia de sus autores que ven faltas donde no las hay.

El odio no puede ser el motor del actuar político de algunos dirigentes. Las decisiones tampoco se pueden tomar bajo ese mismo sentimiento. Debe imperar la madurez, la tolerancia y el respeto por el disenso.

Todo indica que esta campaña que se avecina va a ser muy álgida y ya se empiezan a ver en redes sociales comentarios desafortunados en materia política.

La invitación es para que convirtamos el proceso electoral en una fiesta de la democracia, lo que realmente es.

Pensilvania, 22 noviembre 2020.

Lo más visto

Subir