Opinion

El problema son los idiotas

Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia. Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

Según la RAE una persona Idiota es aquel tonto corto de entendimiento o “engreído sin fundamento para ello”; hasta allí de una u otra manera la gran mayoría nos acercábamos a su actual definición, sin embargo, esta antigua palabra va más allá.

En la Grecia de Sócrates o Platón, lugar donde se originó la palabra en cuestión, un “idiōtēs” era aquel individuo ensimismado en su egoísmo, ajeno a todo aquello que tuviera que ver con lo público, y que no tenia o quería ofrecer nada para su comunidad.

Es decir, si hoy pudiéramos tener a un antiguo griego opinando sobre el fenómeno del abstencionismo, sin duda alguno lejos de usar esa palabra, los definiría a todos ellos como idiotas.

No me canso de repetir la frase “La política es la piel de la sociedad” y así como nuestra epidermis pasa por todos los rincones de nuestro cuerpo, la política toca aspectos casi insospechados para aquellos idiotas que no se toman el tiempo de analizar un poco la situación.

Es más dañino para la democracia el idiota, según la definición de los griegos, que inclusive el ignorante, pues este ultimo aunque carente de conocimiento hace el intento, aunque muchas veces fallido de involucrarse en los aspectos públicos de nuestra sociedad, y tras muchos intentos en algún momento su persistencia lo conducirá al éxito.

Con un modelo capitalista tan frágil y susceptible como el nuestro, capaz de irse a pique por un capricho de un gobernante árabe que no quiere vender más petróleo, o por otro que quiere vender mucho, o por un presidente norteamericano que se inventa teorías conspirativas contra los chinos, claro que una pandemia como esta pondría en jaque a nuestro sistema, en especial a aquellos vulnerables que siempre se ven afectados por cualquier amenaza, los más pobres entre los pobres, y no solo a ellos, conforme pase el tiempo y esta  anormalidad sea cada vez más normal muchos más tendremos dificultades.

En estas situaciones cuando muchos esperan al alcalde llegando con el mercado a casa, cuando con mucha más resonancia cualquier decisión de un dirigente tiene enormes repercusiones sobre el café donde desprevenidamente antes departíamos con los amigos, claro que se hace notorio que las decisiones de lo público afectan al detalle nuestras vidas.

Y aun así y con todo esto, siguen los idiotas pensando que cualquiera podría gobernar, que da lo mismo que llegue uno u otro, casi que incitan a la anarquía y el desgobierno.

Si, la culpa es de los idiotas, pues la corrupción, la pobreza, la violencia, son solo consecuencias de acciones o inacciones de habilidosos lideres o pequeños círculos de poder, que tomaron las decisiones que más les favorecían, a falta de sociedades activas, enérgicas y pensantes que impidieran extralimitaciones o equivocaciones.

Quien dijo que un presidente por ser presidente, o un alcalde por ser alcalde tiene el derecho de decidir por nosotros, ellos son solo instrumentos elegidos para hacer las cosas bien hechas, pues cuando no las hacen, como cualquier empleado que no sirve para el puesto debe ser removido.

Lo peor de todo es que esos idiotas que piensan solo en el beneficio particular, son los que por décadas nos vienen gobernando, son los que por lustros hacen uso de lo público para sus intereses particulares, son los que hoy nos dicen cómo debemos de comportarnos.

Definitivamente estamos gobernados por idiotas.

Twitter: @AlejandroLSFD

Lo más visto

Subir