CALDAS

QUERER ES PODER

La subregión del alto oriente de Caldas a la que pertenecen los municipios de Samaná, Marquetalia, Manzanares, Pensilvania y Marulanda para algunos efectos, es la más olvidada por las administraciones departamentales. El tener que atravesar la cordillera central, la falta de penetración de los medios de comunicación de Manizales, las difíciles condiciones topográficas, y el odioso centralismo, han contribuido a ello.

En Manizales se ha hablado de esta parte del departamento como “El lejano oriente”. La mayoría piensa que el oriente solo es La Dorada y se sienten a gusto de visitarla por la vía pavimentada, el calor y el pescado. Creen que en el Puerto caldense empieza y terminar esta región.

La malla vial de los municipios del alto oriente de Caldas es la más olvidada del departamento. Tienen décadas de años en atraso. Para citar solo dos casos, Marulanda no tiene carreteable con su único corregimiento, Montebonito; y Pensilvania y Samaná son las únicas dos cabeceras municipales vecinas que no están comunicadas por una vía decente.

Con la llegada de Guido Echeverri a la Gobernación, en Manizales se percataron que el alto oriente existía, que aquí vive un porcentaje muy importante de la población caldense y es una región muy rica que necesita atención gubernamental.

Guido se recorrió todos los rincones del oriente de Caldas. Fue el primer gobernador en llegar a muchos centros poblados que solo conocían a un mandatario departamental por las noticias como Encimadas y El Congal en Samaná; y nombró como Secretario de Infraestructura Departamental a un hombre de la región, quien conoce la problemática y le duele la tierra.

Ingeniero Luis Alberto Giraldo Fernández – Secretario de Infraestructura de Caldas

Llegó a esta posición el ingeniero, Luis Alberto Giraldo Fernández, un ingeniero civil, marquetón, quien fue elegido como alcalde de su pueblo y galardonado como uno de los mejores del país. Terminó la administración de Guido y acertadamente fue ratificado por el actual gobernador Luis Carlos Velásquez.

El ingeniero Giraldo es un hombre sencillo sin más pretensiones que servir a las comunidades. Con él ha llegado la revolución en atención a las vías, especialmente a las sin pavimentar.

No hay vía del oriente de Caldas que no haya recibido atención por parte de esta Secretaría de Infraestructura. Es una maravilla lo que están haciendo en este campo. Carreteras prácticamente intransitables, hoy tienen un aspecto completamente diferente.

Con Luis Alberto Giraldo Fernández, se ha demostrado que las administraciones pueden ser eficientes cuando quieren y así cumplir con su obligatoria labor social.

ANTES – Tramo Carretera Pensilvania – Arboleda
DESPUÉS – Tramo Carretera Pensilvania – Arboleda

Lo más visto

Subir