Opinion

TERMINAMOS “MAMADOS”

EDITORIAL

Nota: Por razones técnicas esta publicación no se hizo ayer domingo como es habitual.

Se cumplió el cierre de las campañas electorales para las elecciones del próximo 27 de octubre. Fueron dos meses y tres semanas que parecieron siglos.

Nunca se había visto tanta saturación visual de publicidad política. Las entradas de las viviendas permanecían llenas de volantes, a las emisoras no les cabía una cuña más y las amenas redes sociales se convirtieron en cuadriláteros de enfrentamientos virtuales entre contradictores.

La publicidad negra fue pan de cada día. Fotomontajes, memes, vídeos falsos y difamatorios, falsificaciones de comunicados, publicación de supuestas encuestas para manipular, terminaron por agotar la paciencia del elector. No se sabía si lo que se leía o apreciaba era cierto o falso.

Seguidores de algunas campañas se dedicaron a manipular las redes sociales a través de perfiles falsos o alquilados. Las publicaciones sobre actividades políticas de todos los candidatos, saturaron estos espacios y lo que antes era un medio de integración terminó ahuyentando a muchos de sus usuarios.

Las grandes ostentaciones de poder, dinero y publicidad en muchas campañas, dejaron muchos interrogantes. Qué buscan estos candidatos, cómo recuperarán su inversión ?.

Pocas veces los habitantes de las zonas rurales habían consumido tanto cerdo como en esta campaña. Cada candidato les celebraba el día del campesino. Dentro de un año ninguno aparecerá.

En síntesis, esta campaña electoral fue un caos y se recordará por el apasionamiento, la falta de modales, el juego sucio y la falta de decencia. Por ello, al unísono todos los ciudadanos, incluyendo a los candidatos, dicen: Gracias a Dios se acabó esta joda.

Pensilvania, octubre 21 de 2019.

Lo más visto

Subir