Tinto Político

QUÉ MAMERA !

Por: El Tábano.

La semana pasada los manizaleños nos dimos cuenta que existe un joven de nombre Sergio Bernal que aspira al Concejo de la ciudad en la lista del Centro Democrático.

Y nos dimos cuenta de su aspiración no por lo descollante o novedosas propuestas de ciudad o porque diga algo interesante. Nos enteramos porque presentó una denuncia contra el Gobernador de Caldas dizque por participación en política al ser mencionado en una rueda de prensa.

Qué bobada la de este imberbe candidato. Nos dimos a la tarea de investigar quién es y en su perfil de Facebook nos encontramos con la fotografía en compañía del mesías, la cual no le puede faltar a todo uribista para lucirla en la sala de su casa o en su oficina.

Esa foto, junto con el sombrero, hacen parte del kit para acceder al título de uribista de cepa o, mejor, furibista. No es cuento, revisen las galerías de todos los seguidores del ex presidente hoy senador y encontrarán esos elementos.

Además, todos creen que les queda divino el sombrero y la gran mayoría, en lugar de parecerse a Uribe se asemejan a Simón El Bobito o a Anselmo el personaje de Hugo Patiño en Sábados Felices. Me viene a la memoria Carlos Uriel Naranjo hace cuatro años cuando fue candidato a la gobernación, Hugo Hernán Gonzáles, y Nicolás Aguilar quien lo lucio hasta hace poco cuando renegó del Centro Democrático para volver a donde nunca debió haberse ido, al lizcanismo. Para lucir un sombrero hay que tener cabeza y de eso los uribistas pocón pocón.

Los uribistas más que una organización política, son una secta, un movimiento político-religioso, de ahí su cercanía con el MIRA, Colombia Justa Libre, Tradición Familia y Propiedad, los caballeros de la virgen y el Opus Dei. En otros términos, fundamentalistas, mesiánicos, ortodoxos y que rinden culto a un solo dios, en este caso, de carnitas y huesitos, el Uribe ese.

Son fanáticos. Dicen que en Pensilvania en las casas cambiaron el cuadro del sagrado corazón de Jesús por el de Álvaro Uribe. Los furibistas el 4 de julio, día del cumpleaños del mesías, van a misa y han pedido a la iglesia católica incluirlo como fiesta de guarda y su nombre sumarlo a las letanías.

Como toda regla tiene su excepción, ahora tenemos en Caldas al candidato del Centro Democrático para la Gobernación, Camilo Gaviria, quien no menciona a Uribe, no aparece con él en los afiches, no usa el sombrero y no dice que él es el del ex presidente. Entendió que el electorado está cansado del síndrome uribista y que, en este caso, es más lo que le quita que lo que le puede aportar.

Esto ya es un avance. Qué mamera Uribe !

Bogotá, 21 de agosto del 2019.

Lo más visto


Subir