Opinion

Ángelo, Ànyelo, Ánjelo

Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

20 julio 2019

Argumentando un error técnico producto de la “gravísima” equivocación por parte de una mujer que hace parte de una de las firmas encuestadoras más serias del país, encargada ella de hacer las llamadas telefónicas, el señor Quintero Palacio (Toca así por que vaya uno a equivocarse y de pronto no entiende que es con él) no reconoció los resultados de la encuesta entre el señor Fabio Arias y el antes mencionado.

Puede uno tener o no simpatía por el candidato Fabio Arias, para el caso es irrelevante, la infantil estrategia de Quintero Palacio al no reconocer su derrota tendrá incalculables consecuencias, muchas más de las que este logra imaginarse, y sin lugar a dudas también recaerán sobre el Representante Félix Chica.

En ocasiones pareciese que hombres y mujeres no tuvieran un solo amigo, pues nadie en sus cinco sentidos le aconsejaría a una persona hacer el ridículo ante todo un departamento de la forma tan absurda e innecesaria como la que vimos en la pasada rueda de prensa, donde se anunciaron los resultados de la encuesta.

El señor Quintero Palacio ya es bastante conocido en el departamento no solo por las denuncias que desde la Asamblea Departamental se han hecho a su gestión como secretario de Agricultura  (https://www.rcnradio.com/mcontent/5b36f5405f0049e5d130c6fc/amp), o por utilizar calumniosamente el nombre del señor Gobernador Guido Echeverri (https://www.lapatria.com/politica/el-precandidato-la-gobernacion-angelo-quintero-involucro-al-gobernador-en-politica-y-ahora); es también conocido por aprovechar el escenario electoral para aspirar frecuentemente a la Gobernación de Caldas, con el único objetivo de lograr algún acuerdo político que le garantice sostener su pequeño fortín burocrático, en otras palabras, es bien conocido por ser uno de los más notables lagartos del departamento.

Y es que no es comprensible para alguien con un minio de aspiraciones, el afanoso interés por eternizarse en un puesto como secretario de despacho. Si bien esta es una alta dignidad local, no es la única y por lo regular, como sucede con cualquier espacio laboral, siempre se quiere un poco más. Pero al parecer el señor Quintero Palacio le ha tomado tanto apego a su puesto, que su única aspiración es la de obtener vía escritura pública la secretaria que ya tantos años ha ostentado.

A él, por su larga permanencia, si se le podría achacar toda la responsabilidad política y administrativa del campo Caldense, y es que señor Quintero Palacio, nada más triste que ver la situación de nuestros campesinos, nada más lamentable que ver un día de mercado en un pueblo de los nuestros, ver como pequeños agricultores tienen que regalar sus productos para, aunque sea poder lograr obtener el pasaje de regreso a sus fincas.

Puede usted presentar las cifras que quiera, y claro que la situación no es tan lamentable, pero no producto de su gestión, es producto de la necesaria inercia del mercado, y los numerosos proyectos de emprendimiento de hombres y mujeres valientes, así como de los programas que desde el gobierno nacional llegan a cuenta gotas, de semilla en semilla a nuestros campesinos.

Sabe algo señor Quintero Palacio, su inmadura decisión solo ha reflejado el poco contacto que ha tenido usted con los campesinos caldenses, pues de lo contrario les hubiera aprendido uno de sus valores más notables y de los cuales se sienten orgullosos, EL VALOR DE LA PALABRA EMPEÑADA ENTRE HOMBRES.

Su decisión solo favorece al candidato de la coalición Liberal-Centro Democrático, ¿es tal vez a eso que le está jugando?, pues lo que ha logrado es dividir aún más un sector político que en sus mejores días fue derrotado con amplitud. Esos días en que Luis Emilio Sierra era un Senador activo, o donde el Partido de la U en Caldas en cabeza de Hernán Penagos y Mauricio Lizcano tenían juntos la mayor votación en el departamento, además de contar con el apoyo de Cambio Radical, aun así, perdían estrepitosamente con candidatos como Francisco Cruz o Gabriel Vallejo. Divide y reinaras.

Quienes esperan que sea el doctor Omar Yepes el que haga reconsiderar la decisión del señor Quintero, están muy equivocados. Ver como Félix Chica se autodebilita auspiciando las decisiones de su candidato, solo generan risa entre el doctor Omar, quien espera con ansias poder lanzar a su candidato a la Cámara de Representantes, el cual con seguridad no será favorable a los intereses de Chica.

Y aunque ya es tarde, solo el Congresista Félix podrá hacer reconsiderar la decisión del señor Quintero. Lo podrían hacer argumentando una revisión de la encuesta en la que no encontraron un error técnico sostenido, y que tal error en el mal pronunciamiento italiano de la encuestadora, fue una insignificancia que no se repitió nuevamente en las llamadas realizadas.

En todo caso, pasaran bastantes años antes de olvidar en las tertulias políticas el bochornoso episodio del candidato 3×1.

Lo más visto

Subir