Opinion

NOTAS DE OMAR YEPES

Por: Omar Yepes Álzate – Ex – Senador de la República

11 diciembre 2018

EL LÍDER.- Un líder no llega solo al poder. Siempre estará acompañado por fieles servidores que se esfuerzan al máximo por contribuir a que llegue a su destino, a conseguir la victoria que ambiciona. Se despliegan por todas partes, hablan, peroran en todos los rincones buscando simpatizantes. Porfiadamente insisten hasta que logran el objetivo de ganar adeptos para que su líder llegue al sitial que pretende. Obvio que no todos los votantes son producto de ese trabajo. Hay votos sueltos, aquellos que se llaman votos de opinión, pero aún éstos pueden estar influidos por el ambiente que ayudan a crear los fieles, aparte, naturalmente, de las condiciones o carisma del candidato y aún de sus formulaciones o propuestas de campaña. Sin embargo, es claro que los programas poco más es lo que determinan los resultados porque el votante se mueve más por emociones o pasiones. Por ello es decepcionante que el líder se sobredimensione y piense que son sus propias condiciones las únicas que propician los resultados favorables, y pasados los comicios y obtenido el resultado se aísle y olvide a quienes lo entregaron todo para llevarlo al poder o le hayan dado la ocasión de apoltronarse en un cargo que le depare figuración y altos estipendios; igualmente decepcionante que sólo se deba, o apadrine, a su círculo íntimo de amigos que poco o nada contribuyeron a los resultados. Porque hay especialistas en la zalamería. Que los hay, los hay. Los limpia sacos, los amigos de la lisonja o los eternos cazadores de puestos que por sí, por la intriga, o por la intervención de otros, copan la atención del líder y se apropian del esfuerzo de los otros: de las distinciones o de los cargos.
La ingratitud, ceguera o sobreestimación de esos líderes, pronto los lleva al fracaso, al ostracismo. El líder verdadero reconoce méritos y nunca abandona a sus fieles.

SUEÑOS.- Si yo fuera alcalde me daría a la tarea, aparte de cumplir con las otras funciones, de recuperar para Manizales el título de ciudad culta, ordenada, de finas maneras y respetuosa de las sanas costumbres, que otrora la distinguían.

BELISARIO BETANCUR.- La muerte de Belisario Betancur enluta a Colombia y acongoja al Partido Conservador. Su vida fue ejemplo de superación y entrega de valores incalculables a la patria. Presidió el país con honor e hidalguía. Caracterizó su existencia en defensa de principios eternos y atareado en nobilísimas empresas del espíritu. Descanse en paz nuestro expresidente y gratitud por sus ejecutorias.

LA IZQUIERDA TRAMPOSA.- La izquierda en estos países tórridos cuando toman el poder no quieren soltarlo. Usan el poder y se valen de todas las artimañas para quedarse, y simulando defender la democracia la atropellan. Cuba, Nicaragua, Venezuela y Bolivia son vivo ejemplo de ello. Ahora Evo Morales, pese a haber perdido un referendo que buscaba su reelección, se vale de truculencias y el respaldo de Tribunales y Cortes cooptados por él para violentar el sistema y tratar de prolongar su mandato. Lleva 12 años en el gobierno y pretende prorrogar su período contra viento y marea. Organismos internacionales protestan, pero son latidos a la luna. Tendrán que pensar en constituir fuerzas que logren expulsar a estos tiranos del gobierno y defender así los sistemas democráticos; de lo contrario, someterán a los pueblos a padecimientos similares a lo que observamos en nuestro país vecino. La izquierda pregona derechos y dice luchar por ellos, pero una vez en la cima los atropella para perpetuarse.

Lo más visto


Subir