Opinion

NOTAS DE OMAR YEPES

Por: Omar Yepes Alzate Exsenador de la República

20 julio 2018

ADIÓS TOUR.– Luego de lo visto en el Tour, particularmente en las 3 etapas de montaña corridas, podemos afirmar que Nairo no lo ganará. Nairo está entre los mejores ruteros del mundo, de eso no hay duda, pero su explosividad en la montaña ha sufrido merma o sus rivales han mejorado muchísimo en este terreno. Lejos está del Nairo de ayer cuando despegaba con relativa facilidad a sus contendores y se hacía inalcanzable. Hoy, en la etapa 12 trató de soltarlos, pero sus fuerzas no le alcanzaron para dominarlos. Luego se fue quedando y le tomaron algo más de un minuto. Al final reguló su paso, descontó, y llegó a la meta perdiendo 47 segundos. Sigue siendo grande; no obstante, todo indica que esta vez tampoco será.

Bien Egan Bernal. A pesar de su juventud, y de su condición de gregario, empieza a mostrarse. Según los entendidos tiene inmenso futuro.

AÑORANZA.– Añoro aquellos tiempos en que la composición del gobierno era representación auténtica de unas instituciones denominadas partidos, cuando los partidos representaban realmente el querer ciudadano. Ello sin demérito de la autonomía presidencial.

EL PUEBLO ES EL SOBERANO.- Los organismos internacionales deberían ser más severos contra los países que violan los derechos humanos y restringen las libertades democráticas. Si los gobernantes de Nicaragua, Venezuela y otras naciones oprimen al pueblo en sus claras mayorías, no les respetan sus derechos y los someten a sufrimientos ostensibles, se les debería obligar, por la fuerza si es necesario, para restablecer a los ciudadanos en sus claros derechos. No es aceptable que los gobernantes pretendan establecerse indefinidamente en el poder abusando de los privilegios que éste les otorga y opriman a quienes les entregaron el mando. Si la mayoría del pueblo en algún momento del mandato los repudia y reclama su retiro, así deberían hacerlo. El pueblo es el soberano.

TOUR DE FRANCE.– Una carrera tan importante como el Tour debe excluir definitivamente las etapas por carreteras estrechas y de pavé que restringen muchas aptitudes del ciclista, los someten a riesgos innecesarios, restan posibilidades, y en el caso del pavé, afectan el instrumento base de este deporte: la bicicleta. El ciclismo es un deporte inmenso, bellísimo. La ubicación del ciclista sobre el sillín, la forma de pedalear, la misma toma del manubrio, el dancé cuando se quiere dar un nuevo impulso en el llano o en la trepada puede denotar virtuosismo, clasicismo. Definitivamente es un espectáculo digno de admirarse. Al ciclista se le deben abrir posibilidades de explotar sus condiciones para rodar, para escalar, para esprintar o definir, y una vía angosta y llena de inconvenientes para cumplir el objetivo le restan brillantez a la actuación.

Lo más visto


Subir