Opinion

IN MEMORIAM

EDITORIAL

Ha partido del plano terrenal el amigo Mario Alberto Castaño Pérez, un eterno enamorado de nuestra región, quien disfrutaba recorrer todos los rincones de nuestra geografía departamental para tener contacto directo con sus habitantes.

Con alegría compartía con todos sus amigos en la provincia acompañando sus conversaciones con apuntes geniales que a todos hacía reír. Se divertía con las cosas sencillas y de muchas situaciones cotidianas hacía un chiste.

Su generosidad y nobleza lo llevaron siempre, en forma prudente, a apoyar causas sociales sin hacer alarde de ello. Este recuerdo queda en el corazón y en la memoria de tantas personas que recibieron su ayuda. Un gran ser humano, su amor por su familia no tuvo límites, era su motor.

Entre muchas cosas más, lo recordaremos por sus tertulias y la forma genial de transmitir los acontecimientos de la nación a las regiones. Conocedor de cada terruño caldense, y por ende defensor acérrimo de su tierra cafetera.

Líder nato, intrépido, arriesgado, de grandes retos y proyectos. Al igual que con los hombres que hacen historia, a su alrededor se han tejido varios mitos y leyendas. Se destacaba donde estuviera tanto por su presencia física como por su personalidad arrolladora. Y al igual que los grandes líderes, era amado, odiado y temido.

Creía en la gente, en su lealtad y compromiso. Se la jugaba por sus amigos y tenía alto concepto sobre la amistad. La política era su pasión y tuvo una carrera vertiginosa en ella.

Pacoreño, amigo de todos, contador público de profesión, siempre desarrolló su vida profesional en nuestro departamento y nunca se olvidó de sus orígenes ni de su vocación pública.

El recuerdo de Mario perdurará por siempre entre quienes lo conocimos y recordamos con aprecio y cariño. Más que un político ha fallecido un ser humano, padre, hijo, abuelo, hermano, tío, esposo, líder, amigo. Paz en su tumba.

Manizales, noviembre 19 de 2023.

Jorge Hernán Mesa Botero.

Lo más visto

Subir