Opinion

REFLEXIONES PREELECTORALES *

Imposible desconocer la crítica situación social por la que atraviesa el país, diversos factores influyen en la perturbación del bienestar general de quienes habitamos este territorio, entre ellos la creciente inseguridad ciudadana, el secuestro, la extorsión, los carteles del narcotráfico como de la contratación pública, la corrupción tanto política, administrativa, como judicial, los paros armados, las protestas sociales mal encausadas con daño al mobiliario urbano, los bloqueos viales, configurándose un ambiente de excepcional gravedad que afecta la vida cotidiana.

La suma de lo anterior  es la consecuencia del desencanto democrático por parte del electorado, máxime cuando se desconfía de los partidos, incredulidad frente a la clase política, que genera una sensación  errada por parte del ciudadano que no votar  no repercute en sus intereses, en sus proyectos de vida, a diferencia de la participación elevada cuando se tiene plena confianza en la política, de quienes la ejercen, con verdaderos debates de ideas, tesis programáticas, aspectos estos ausentes en este lánguido proceso electoral que culmina en su primera parte el 29 de mayo.

Aún estamos a tiempo de corregir el derrotero de esta campaña presidencial, dejando de lado el léxico demagógico, populista y engañoso propio de cierta dirigencia política, respetando la democracia de opinión, sin interferencia alguna por parte de los grandes grupos de comunicación, quienes sin escrúpulo alguno acuden a la simplificación de la realidad social, posicionando candidatos de su predilección desconociendo la realidad política del momento.

Que el voto sea el instrumento de la voluntad popular, libre en su ejercicio, que decida el camino a seguir, el futuro de la sociedad imponiéndose el principio inglés, “trust the people”, la confianza en el pueblo.

ADENDA UNO: Sevilla, la del Valle, toma como primer nombre el de San Luis, no existiendo sino selva y maraña, con el correr de los años invadido y domeñado por gentes de la Antioquia grande, con la energía de una vigorosa raza, abriéndose paso por entre las montañas, para convertirla en una pujante ciudad conocida años después como la «capital cafetera de Colombia». Azotada por una violencia partidista insensata, que frenó su desarrollo económico, pero ha sabido sobreponerse a estas situaciones que comprometieron la paz social y política de sus gentes, para enrutarse como una población con amplias expectativas de progreso.

Esta introducción para recordar su onomástico, fundada un 3 de mayo de 1903, por don Heraclio Uribe Uribe, hermano de un grande del partido liberal, abogado general Rafael Uribe Uribe, hoy convertida en una ciudad inolvidable y de postal.

Homenaje a esa patria chica, resaltando apartes de su poético himno «Tus hermosas mujeres, Sevilla tiene gracia y donaire sin par, son las novias y castas esposas, que harán siempre a tus hijos triunfar.»

«En las tardes serenas el Cauca de sus calles hermosas se ve como undívaga cinta de plata que adornan graciosa sus pies.»

«Un gran pueblo serás en la historia si prosigues la lucha tenas y tus hijos en masa compacta laborando por ti van en paz.»

ADENDA DOS: De ser cierto lo que publican algunos medios de comunicación del nombramiento por parte de la señora Procuradora General de la Nación en un alto cargo con elevada remuneración de una familiar, no solo es indignante como se abusa del erario, como la violación de normas legales sobre inhabilidades e impedimentos.

Ah, sin considerar el viaje turístico académico con varias de sus subalternas a España, con desplazamiento a Sevilla que por estos días desarrolla su feria con temporada incluida. Y luego cuestionan las voces que piden eliminar esa institución degradada con esta clase de funcionarios.

* Por: J. F. Paz – Exmagistrado / Consultor. – Presidente Tribunal de Control Ético del partido liberal colombiano.

Lo más visto



Subir