Tinto Político

EL HECHO POLÍTICO

Por: Homero.

Se eligió una nueva Mesa Directiva de la Asamblea de Caldas para el período 2021. Nada nuevo, nada raro, los mismos con las mismas.

En la presidencia quedó Oscar Alonso Vargas Jaramillo quien desde hace quince días, cuando renunció a la Asamblea Juan Sebastián Gómez, tenía problemas estomacales e insomnio pensando en que se le iba a dañar su elección. Con él, el exdiputado seguirá manejando la duma departamental en cuerpo ajeno o por lo menos, la bancada de gobierno.

En la primera vicepresidencia fue elegido Diego Cardona Arango, celebrado por sus amigos en facebook como si hubiese ganado la Presidencia de la República. Este Dieguito es el mismo que renegó del Centro Democrático a las 5 de la tarde del 27 de octubre de 2019 cuando su candidato a la gobernación, Camilo Gaviria, a quien había prometido 7 mil votos en Pensilvania, perdió. A los dos días, con medio cuerpo quemado, hacía su entrada de la mano de otro diputado al Hotel Quo a entregarse en bandeja de plata al ganador en busca de crema humectante.

Burocráticamente, pobre gobernador no sabe lo que le espera. Estos diputados tienen un apetito voraz. Oscar Alonso siempre ha querido a un amigo suyo como el director de la Territorial de Salud de Caldas, y Dieguito, quien tímidamente solo pidió la conservación de la Secretaría de la Asamblea para el Centro Democrático, se cogió confianza y ahora tiene jugosa cuota burocrática representada en contratos y puestos en todas las dependencias de la gobernación, aunque sus preferencias son educación y los combos de maquinaria.

En contraprestación, el secretario le hizo las preguntas a Dieguito para la entrevista a los candidatos a contralor departamental y le está dictando un curso de lectura intensivo.

El panorama es el mismo para el próximo año. Habrá una rapiña de los diputados para lograr la mayor tajada posible de los contratos de aseadores en las Instituciones Educativas, similar a lo sucedido con los celadores. El gobernador se verá obligado a convocar a sesiones extra para que le aprueben la destinación de los recursos del balance. En los debates de control político atacarán a los más vulnerables como Valentín, Ana Milena y Carlos Iván, y a lo que les huela a Salvación Nacional o a José Luis Correa. O cuando han visto que los diputados cuestionen a zorros viejos como Luis Roberto de la licorera, Fabio de Educación, Luis Alberto de Infraestructura ?. El mico sabe a qué palo se trepa.

En la elección del nuevo contralor de Caldas no hubo sorpresas. El camino se le recompuso al encargado Jorge Andrés Gómez cuando la aspirante Claudia Bibiana Pinilla Mejía le dijo al exdiputado Juan Sebastián que ella no sería cuota de nadie. Hasta ahí llegaron sus posibilidades y la coalición de gobierno recordó el famoso adagio, “es mejor malo conocido que bueno por conocer”.

Volverán los debates sobre Aerocafé y Amparito Sánchez para conservar su jugoso puesto, echará el mismo cuento: Nunca habíamos estado tan cerca.

Los diputados pagarán favores personales o favoritismos con condecoraciones, y durante todo el año se especulará si Manuel Correa, Jorge Hernán Aguirre, Camilo Gaviria y otros renuncian en diciembre para aspirar al congreso, o si es cierta la notaría de Serna en La Dorada. También dirán que al neodiputado Chaparro lo tumbarán por doble militancia en la campaña pasada.

El gobernador seguirá siendo prisionero de los diputados y será objeto de permanentes pataletas para que les afloje contratos y puestos porque ya le midieron el aceite y saben que cede ante la presión.

En síntesis, lo único novedoso fue la fotografía de Chano con su buso rojo al medio de sus dos pupilos: el secretario y el diputado.

Y así transcurrirá el próximo año de esta paquidérmica corporación y lo que fue el hecho político de la semana en Caldas no dejó de ser lo mismo de siempre, los mismos con las mismas.

28 de noviembre de 2020.

Lo más visto

Subir