Opinion

ESPEJITO ESPEJITO

EDITORIAL

En el cuento infantil “Blanca nieves y los siete enanitos”, recordamos a la madrasta, la reina arrogante y orgullosa, quien se la pasaba todo el día contemplándose frente al espejo mágico preguntándole: espejito espejito, quien es la más hermosa del reino ?.

Algo similar sucede actualmente en Manizales con un alcalde arrogante y vanidoso quien con aires de estadista está llevando a la ciudad a una de las más graves crisis que haya vivido en toda su historia, mientras rinde culto a su personalidad.

Por primera vez en la historia de Manizales, un alcalde en menos de siete meses de gobierno cambia 17 miembros de su gabinete, generando dudas sobre la administración de la ciudad.

Algunos dicen que es improvisación y falta de responsabilidad en el momento de elegir a sus colaboradores, otros opinan, y con mucha razón, que el problema no son sus funcionarios sino el carácter, la inmadurez y bipolaridad del primer mandatario de los manizaleños.

Sin lugar a duda, el alcalde Carlos Mario Marín está jugando con los destinos de la ciudad. Es inconcebible que Aguas de Manizales, la empresa más importante y orgullo de los manizaleños, no tenga continuidad en su gerencia cuando tiene proyectos tan importantes para desarrollar en el corto y mediano plazo como la ptar.

La oficina o secretaría de planeación son fundamentales para alcaldes y gobernadores. En Manizales, en este corto lapso, ya han pasado tres distintos secretarios: Hernán Roberto Meneses Marín, Juan Felipe Jaramillo Salazar y ahora Natalia Escobar.

Otro de los extraños casos sucede en la Secretaría de Gobierno donde inicialmente nombró a Diana Constanza Mejía Grand, quien no se posesiona. El alcalde la reemplaza por Patricia del Pilar Ruíz Vera, quien renuncia irrevocablemente en una escueta carta el 21 de julio de 2020, y luego el alcalde Marín emite un comunicado aceptándosela el 18 del mismo mes y año, o sea, antes de ser presentada. Para completar, vuelve a nombrar a Mejía Grand quien inicialmente no aceptó.

Otro de los casos calificados como falta de respeto, fue lo sucedido con el Secretario de Deporte, Alejandro Peláez, quien se enteró a través de un comunicado de prensa que no seguiría en el cargo, y la semana inmediatamente anterior, se le había informado que no sería removido y así darle continuidad a la preparación de la ciudad para los juegos nacionales.

Conocedores de los nuevos integrantes del gabinete municipal de Manizales, dicen que pertenecen al grupo de compañeros de estudio, casi todos de bachillerato, a quienes él los denomina “los jacuzzi” y se han convertido en sus consejeros de cabecera.

Con sobrada razón muchos dicen que el gobierno de Manizales es livianito, sin peso específico y la ciudad prácticamente está al garete.

En la fábula de Blanca Nieves y los siete enanitos, el espejo mágico le decía la verdad a la reina malvada, mientras que los Espejos en los que se mira Carlos Mario, no lo hacen porque tienen causa propia.

Pensilvania, 26 julio 2020.

Lo más visto

Subir