Opinion

“HACEDORES DE IMÁGENES, DEVOLVED LA PALABRA A LOS HOMBRES” Cesar Vallejo

Por: Oscar González Hernández – Exalcalde de Pensilvania, exdiputado a la asamblea de Caldas, ex personero de Manizales.

21 marzo 2019

El país volvió y se alborotó. Desde el mismo día que el señor Presidente Duque les contó a los colombianos que iba a objetar la ley estatutaria del funcionamiento de la JEP, ahí fue troya.

Todos los grupos políticos saltaron a la arena política y todos se dejaron venir con sesudas disquisiciones jurídicas y políticas sobre las objeciones. Nos hizo recordar a todos nosotros que esa etapa de la historia la habíamos vivido cuando el resultado del plebiscito. A esta altura del partido, uno ya no sabe que creer con respecto a las objeciones; porque se ha hablado tanto y pontificado tanto de lado y lado, los que están a favor y los que no.

Al momento de escribir este documento, en la Corte Constitucional se está debatiendo un oficio que llegó a dicha Corporación por parte del señor Presidente de la Cámara de Representantes y todo indica que la solución a lo planteado por el señor Presidente de la Cámara es que se devuelvan las objeciones a la presidencia de la república y que se debe sancionar, derrotando un grupo de magistrados que tenían la tesis de que eso era “cosa juzgada”.

Si lo narrado anteriormente ocurre, continuará lo que han temido muchos comentaristas, es decir, ahora si viene un choque de trenes y de un tamaño monumental.

Todo lo que tiene que ver con la JEP, esta institución es vista por los miembros del centro democrático como un engendro del demonio y desde allí parten todos los males de los ciudadanos de bien, según ellos, y por los cuales están luchando. Muy por el contrario, los defensores de dicha jurisdicción argumentan que de no aprobarse el estatuto de la JEP se correría el riesgo del acabar con el proceso de paz.

Según los pronosticadores de oficio se cree que si se sigue con el trámite de las objeciones el Presidente Duque saldrá airoso en el Senado, más no en la Cámara y ahí volvemos a comenzar las dificultades. Si las amenazas del centro democrático en contra de la Corte Constitucional y su deseo recóndito de citar a una constituyente sacudirán nuevamente la parroquia y ahí nos entretenemos por mucho tiempo. Pero mientras tanto nadie volvió a hablar de Odebrecht, ni de las argucias del Fiscal Néstor Humberto Martínez y sus relaciones con el grupo Aval y muchas otras cosas que han desviado la atención del pueblo colombiano.

Como lo podemos apreciar, salimos de un escándalo y nos montamos en otro mucho más gordo y así seguiremos por los siglos de los siglos.

Como estaremos metidos hasta la coronilla en el tema de la polarización política, que ya las noticias de Venezuela han pasado a un segundo plano, la ayuda humanitaria ni se nombra y por consiguiente el señor Maduro con toda su camarilla ni se mosquean de sus cargos y el pueblo llano, llevando del bulto y aguantando hambre. No se nos olvide que la pelea allí es por petróleo.

Lo más visto


Subir