Opinion

NOTAS DE OMAR YEPES

Por: Omar Yepes Alzate – Exsenador de la República.

29 mayo 2018.

LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES.- El país tomó distancia de la clase política tradicional. No otra cosa retratan los resultados de Vargas Lleras y Humberto de la Calle. Ambos, Vargas y De la Calle, eran buenos candidatos desde el punto de vista de conocimientos y experiencia, pero los electores los estimaron producto de los viejos partidos y de políticos que, hoy por hoy, están en baja ante la opinión pública. Duque, Petro y Fajardo, pertenecen a otra visión de la política, y así los observan los colombianos. Los resultados en favor de estos últimos y el bajón electoral de Vargas y De la Calle son castigo a quienes han dado lugar a la reprobación de los ciudadanos por sus comportamientos políticos. La pena la purgaron sus candidatos.

Si los partidos tradicionales no se recomponen en organización y programas y no realzan su aspecto ideológico serán inevitablemente relegados. No se puede pretender supervivencia sobre la base burocrática, la contratación y la compraventa de votos. Queda demostrado que eso opera para las elecciones a las corporaciones públicas, alcaldías y gobernaciones, pero no en la definición del poder nacional en que la gente se suelta, no se deja amarrar.

DERECHA E IZQUIERDA.- Por primera vez en la historia de Colombia se presentará una confrontación entre la derecha y la izquierda para definir la presidencia de la República. La izquierda ha ganado espacio en la política colombiana y creemos que el país sabe bien quien debe responder por ello.

FAJARDO.- “Tenemos que cuidar a Colombia, tenemos que cuidar nuestra coalición (Fajardo, Claudia, Mockus, Robledo)”. Mensaje de Fajardo, que da para varias interpretaciones. Habrá que esperar para establecer que segmentos de la votación votaron por Fajardo para tratar de intuir que posición va a asumir para segunda vuelta. De todas maneras Fajardo será factor decisivo para ganar las elecciones presidenciales.

ELECCIONES PRESIDENCIALES.- En términos generales las firmas encuestadoras acertaron. Ganó Iván Duque, pasa a segunda vuelta Petro, y Fajardo sorprende con su votación. Vargas Lleras colgado y el liberalismo con de la Calle, casi desaparecido. Los nombres y no los partidos, los grandes ganadores. Hay que rescatar los partidos, institucionalizarlos.

EL VOTO.- A votar por Iván Duque y Marta Lucia Ramírez. A recuperar el país, a luchar por la fraternidad entre los colombianos, a romper desigualdades y a devolver la fe y la esperanza.

EL GIRO.- En ciclismo como en el fútbol se dan sorpresas. Primero explotó Esteban Chávez, quien iba de segundo en la general y se colgó; luego Simón Yates, líder, a quien se daba como seguro ganador del Giro; y hoy, el francés Thibaut Pinot, tercero en la general, quien cedió su espacio a Miguel Angel López. El esfuerzo pasa factura en el momento menos pensado. Froome (pedalea horrible, pésimo estilo) luego del carrerón de ayer, se asegura otra grande; hoy por hoy es el mejor en pruebas de largo aliento. Felicitaciones a “Superman” López, y al ecuatoriano Carapaz, revelación de la carrera.

LA CONFIANZA POLÍTICA.- Alguien ha dicho que Omar Yepes dejó de hablarle a sus amigos más entrañables porque votaron por candidatos al congreso diferentes a los de su predilección. No, no es verdad. Los vínculos o sentimientos de amistad continúan, lo que se altera o se pierde es la confianza política cuando el alejamiento es producto de cálculos sórdidos, como decía Alzate, o fruto de prebendas o recepciones de dinero. La amistad política, anotaba el mariscal, “no puede ser materia de trueque u objeto de sobornos”.

Lo más visto


Subir