Opinion

NOVEDOSO

EDITORIAL

El Estatuto de la Oposición consagrado en la Ley Estatutaria 1909 de 2018, dispone que los candidatos que sigan en votos a quienes la autoridad electoral declare elegidos en los cargos de Gobernador de Departamento, Alcalde Distrital y Alcalde Municipal, tendrán derecho personal a ocupar, en su orden, una curul en las Asambleas Departamentales, Concejos Distritales y Concejos Municipales respectivos, durante el periodo de estas corporaciones.

Este ha sido un proceso interesante por quienes aceptaron esta curul y se han convertido en líderes de la oposición. De ahí que también sería importante que los alcaldes y gobernadores salientes tuvieran una curul en las respectivas corporaciones para poder defender su obra y dar claridad sobre muchos aspectos de sus administraciones.

Se ha vuelto un tema recurrente que los nuevos gobernantes justifiquen su inoperancia inicial trasladándole la responsabilidad a sus antecesores con el argumento que no encontraron absolutamente nada rescatable de las administraciones anteriores.

El exalcalde y el exgobernador podrán dar claridad a sus comunidades sobre sus actuaciones desde las respectivas corporaciones públicas y terminar de esta forma con el mito que quienes entregan dejan la olla raspada como si los presupuestos de ingresos y gastos no fueran diferentes y el de sus antecesores no hubieran terminado el 31 de diciembre.

Los gobernantes salientes se convierten en blanco de todas las críticas y los responsabilizan de todos los males de sus territorios sin que se puedan defender en forma directa colocándolos en inferioridad de condiciones.

Es lugar común que muchos de los gobernantes nuevos utilizan como estrategia despotricar de sus antecesores para empezar a crear cortinas de humo que tapen su ineficiencia e inoperancia.

De ahí que el Congreso de la República debería implementar esta novedosa figura que con toda seguridad fortalecería la democracia y la sana controversia.

Necoclí, junio 09 de 2024.

Lo más visto

Subir