Opinion

LA CORRUPCION FLAGELO QUE HIZO METASTASIS

José Ferney Paz Quintero

Por: J. F. Paz – Exmagistrado / Consultor. – Presidente Tribunal de Control Ético del partido liberal colombiano.

Este fenómeno que viene desmoronando las sociedades, que ha invadido todas las esferas tanto públicas como privadas, cuyos protagonistas son servidores públicos, como voceros de la voluntad popular, vinculados a hechos bochornosos, significa que no se trata de situaciones aisladas, sino que se ha enraizado en la cultura cotidiana, en contravía de los principios éticos y morales.

Esa corrupción como flagelo que se viene alojando en las dependencias oficiales como en las altas corporaciones, donde quienes la practican orondamente se desplazan por el territorio nacional llevando irónicamente mensajes de transparencia administrativa, debe ser tratada con urgencia por los organismos competentes como un clamor nacional, con políticas públicas encaminadas a prevenir, investigar y judicializar estas conductas punibles para restablecer el equilibrio institucional hoy con grandes fisuras.

Se requiere construir una verdadera política de estado contra ese cáncer que ha hecho metástasis en todas las instituciones, inclusive en la más noble del servicio público, como lo es la justicia.

Me haría interminable señalando casos del festín presupuestal, que a pesar de ser denunciados y con abundante acervo probatorio caen en los anaqueles de un sistema juridicial que pareciera diseñado para beneficiar a estos infractores con reclusiones domiciliarias, rebajas de penas, tratamientos benévolos, reportajes periodísticos , principios de oportunidad, también llamado de impunidad, cuando al fin opera con sentencia condenatoria, esos malandrines han colocado pies en polvorosa, expresión que significa, “huir con precipitud”.

Si el alto gobierno no detiene esta alteración de la democracia, buscando purificar la vida pública con funcionarios con hojas de vida intachables y no para satisfacer compromisos políticos, y de grupo, imposible obtener la convivencia que se anhela, por más que se publicite las bondades de las políticas del gobierno existente.

Necio sería desconocer las dificultades de la administración central en las denuncias de corrupción que comprometen en principio a funcionarios cercanos al círculo presidencial que amerita unas investigaciones rápidas y sumarias por el ente investigador para desentrañar esa trama de fechorías contra el erario, dinero de los contribuyentes.

La responsabilidad del vituperado proceso de corrupción que se palpa en la nación es, ha sido, y será, de la mayor parte de nuestra comunidad, en especial de los voceros políticos, como empresariales que han usufructuado, cohonestado, patrocinado, sin que los organismos de control y de investigación ahonden en una lucha frontal para su extirpación, si se quiere salvar la poca democracia que se pregona, del clientelismo, del tráfico de influencias, de la politiquería de vereda, del enriquecimiento ilícito y de todo aquello prohibido como actos de corrupción.

Ahora bien, la corrupción en Colombia se remonta desde su nacimiento cuando los conquistadores le cobraban al rey por cada fundación que hicieran, pero no por ello deja de ser imperiosa la necesidad estatal de incrementar la lucha frontal contra esa grave enfermedad por la que atraviesa media humanidad.

A tiempo de regresar por la verdadera definición de “honestidad”, tan manoseada en los tiempos actuales.

ADENDA: Desde la distancia nos unimos a las celebraciones aniversarias de Sevilla la del Valle, que el pasado 3 de mayo celebró un año más de existencia política administrativa, fundada en 1903 por un grupo de recios hombres antioqueños y caldenses, encabezados por don Heraclio Uribe Uribe, hermano del inmolado jefe liberal Rafel Uribe Uribe.

Nuestro mejor homenaje, es recodar la parte final de su imponente y poético himno, no olvidado por el transcurrir de los años y que refleja la verdadera estirpe del pueblo sevillano:

CORO

El patricio de estirpe procera que en la selva

Tus calles trazó, arrojó la simiente

Proficua y tus pasos solicito guio.

Tus hermosas mujeres Sevilla tienen

Gracia y donaire sin par,

Son las novias y castas esposas que harán siempre

A tus hijos triunfar.

Un gran pueblo serás en la historia si

Prosigues la lucha tenaz y tus hijos

En masa compacta laborando

Por ti van en paz.

ADENDA DOS. ¿Hasta cuándo la toma del parque nacional por la comunidad indígena? pareciera ser que esta zona de tanta importancia para la capital no tuviera doliente, que demuestra desidia, negligencia de la administración distrital en una solución efectiva a un problema que viene afectando la seguridad sanitaria de ese céntrico sector.

*Exmagistrado.

Lo más visto

Subir