Opinion

REFORMA PENSIONAL ¿QUÉ DEBEN SABER LOS COLOMBIANOS?

Natalia López Arboleda

Por: Natalia López Arboleda – Politóloga UAM – Especialista en Contratación Pública UM.

La reciente aprobación del proyecto de ley No. 293 de 2023 en el Senado de la República, ha marcado un hito significativo en el sistema de pensiones colombiano, al establecer el Sistema de Protección Social Integral para la vejez, invalidez y muerte de origen común. Esta reforma ha generado una serie de reacciones en la sociedad colombiana, con aspectos positivos, puntos de mejora y preocupaciones que merecen atención.

Entre los aspectos positivos de esta reforma, se destaca su enfoque en la ampliación de la protección social, especialmente para grupos vulnerables como personas en situación de pobreza extrema, indígenas, afrocolombianos y cuidadores de personas con discapacidad. La inclusión de medidas para la flexibilización de la cotización es otro punto relevante, ya que permite que trabajadores con empleos temporales o jornadas parciales accedan a la protección social sin comprometer su estabilidad laboral. Además, se reconocen los esfuerzos de ciertos grupos mediante beneficios especiales, lo que contribuye a una mayor equidad en el sistema.

La reforma también presenta aspectos que podrían mejorarse. El régimen de transición, aunque contempla condiciones específicas para aquellos cercanos a la jubilación, puede generar confusión y requerir una mayor claridad en su implementación. Asimismo, la diversificación en la administración de los fondos de pensiones, si bien puede ofrecer opciones para los afiliados, plantea desafíos en términos de supervisión y regulación para garantizar su correcto funcionamiento. Es evidente la necesidad de una mayor educación financiera para los ciudadanos, dada la complejidad del sistema y la variedad de opciones disponibles.

Por otro lado, existen preocupaciones legítimas en cuanto a la implementación futura de la reforma pensional en Colombia. Se destacan riesgos significativos relacionados con el ahorro de los ciudadanos, como la posibilidad de rentabilidades insuficientes, riesgos de inversión y administrativos, así como el peligro de fragmentación del sistema y exclusión de ciertos grupos vulnerables. Además, la volatilidad económica representa un factor de incertidumbre que podría afectar la estabilidad del sistema en su conjunto.

Si bien la reforma pensional en Colombia representa un avance en términos de ampliación de la protección social y reconocimiento de diversos grupos vulnerables, es crucial abordar los puntos de mejora y las preocupaciones planteadas para garantizar la efectividad y la equidad del sistema a largo plazo. Se requiere un enfoque integral que combine medidas de educación financiera, supervisión adecuada y políticas que mitiguen los riesgos asociados al ahorro y la inversión de los ciudadanos.

Lo más visto

Subir