Opinion

ESTO SE ACABÓ

EDITORIAL

Empieza hoy la cuenta regresiva para las actuales autoridades locales. Ya han cumplido la mitad de su período y su capacidad de maniobra en lo que les resta del período será muy poca.

Nos encontramos en el lapso de Ley de garantías correspondiente a las elecciones para congreso de la república la cual termina el 13 de marzo de 2022 a las 12 de la noche.

Esta misma norma para las elecciones de presidente de la república empieza a media noche del 28 de enero de 2022 y terminará el 29 de mayo a las doce de la noche. Si hay segunda vuelta irá hasta el domingo 19 de junio.

A partir del 20 de junio el gobierno nacional empieza su período de entrega y empalme con el próximo presidente de la república por lo que con la administración central prácticamente ninguna autoridad local tendrá oportunidad de firmar nuevos convenios interadministrativos; además la olla ya estará raspada.

El nuevo presidente de la república se posesionará el 7 de agosto de 2022 y mínimo los seis primeros meses, o sea hasta febrero de 2023, son de adaptación de los nuevos altos funcionarios. Se puede decir que el país administrativamente estará paralizado.

El año 2023 volverá a ser un año electoral en el cual el 29 de octubre se elegirán alcaldes, gobernadores, diputados, concejales y ediles, cuya Ley de garantías empezará el 20 de junio, además los alcaldes y gobernadores estarán en campaña procurando elegir sucesores que les cubran la espalda y no les apliquen el espejo retrovisor.

En la práctica, con respecto a la posibilidad de gestionar recursos con el gobierno nacional, solo les quedan a los actuales mandatarios locales 4 meses, o sea entre marzo y junio de 2023.

En Caldas son muchos los alcaldes, la mayoría, quienes no aprobarán la calificación o pasarán raspando. El tiempo se les agotó. Quienes no dejaron convenios firmados antes del 13 de noviembre del año que acaba de terminar, no tendrán obras para ejecutar en lo que les resta de mandato.

Ante esos largos períodos de parálisis administrativa por la aplicación de la ley de garantías para cada elección, se debería retomar seriamente la posibilidad de unificar las elecciones o reducirlas a dos porque en cuatro años tenemos 3 debates electorales con posibilidades de 4 si hay segunda vuelta presidencial, lo que genera serios traumatismos a administración pública y reduce la capacidad de gestión de los mandatarios locales a un año y diez meses.

Manizales, 02 enero 2022.

@tintiando

Lo más visto



Subir