Opinion

NOTAS DE OMAR YEPES

Por: Omar Yepes Alzate – Actual Presidente del Partido Conservador Colombiano. Se desempeñó como Senador de la República durante 36 años.

28 mayo 2019

EL ACOMODAMIENTO.- El “acomodamiento” de algunos líderes conservadores está arruinando electoralmente al Partido en muchos sitios del país. No se esfuerzan por sacarlo adelante. Miran en todas las direcciones para ver quien puede ganar y allí se acomodan vislumbrando puestos y/o contratos. Triste situación de un partido histórico comandado en muchos municipios y algunos departamentos por mercenarios dispuestos a la “paga”, o por comerciantes de la política que se entregan al mejor “postor”.

Tengo en mi memoria al expresidente Mariano Ospina Pérez, quien en mis inicios de la vida pública y en la víspera de unas elecciones me preguntó como estaba la situacion política en Caldas. Le dije: “presidente, no está fácil porque nuestros contrincantes son personas prestigiosas, con muchos títulos y recorrido” (fué en la campaña para la presidencia de Misael Pastrana Borrero) y me respondió: “dígale a los amigos que no se preocupen, que se puede perder electoralmente, pero que nunca se pierde defendiendo principios o convicciones”.


Creo que a muchos de nuestros llamados líderes lo que les falta son principios y que sus convicciones están muy debilitadas. ¡Cómo cambian los tiempos, qué dirían nuestros abuelos!


Para muchos, la política, se encuentra en feria: se compran o venden principios y convicciones. Es el degeneramiento de una actividad que por ninguna causa debería estar sometida al comercio


Si la ética y la enseñanza de los valores ciudadanos se apartaron de los listados escolares, que se incluyan, para sacar a la sociedad de la corrupción y los malos hábitos que la invaden.


Las personas de bien, que son la inmensa mayoría de los colombianos, no pueden aceptar que algunos líderes sociales y políticos y otros tantos anarquistas trastornen y hagan invivible la república. Se debe reaccionar y evitar que sus pronunciamientos cobren vigencia y aplausos.


Los poderes públicos se fortalecen si volvemos al principio de su real separación y colaboración; es decir, si se respetan entre ellas sus funciones y si armonizan sus actividades al servicio del país.

Lo más visto


Subir