Opinion

NOTAS DE OMAR YEPES

Por: Omar Yepes Álzate – Ex senador de la República

29 enero 2019

LAS INSTITUCIONES.- Una de las debilidades del sistema político colombiano es la fragilidad institucional. Nuestras instituciones carecen del peso que las caracterizaban en el pasado. Congreso, justicia, gobierno, los organismos de control y seguridad estatal, las representaciones gremiales y religiosas, los partidos políticos, etcétera, han perdido ante la opinión pública la majestuosidad de otrora. Podría preguntarse, ¿por qué? Razones habría varias, pero hay una que resalta, y es la ausencia de respetabilidad y de grandeza de algunos o muchos de quienes han integrado o integran esos organismos. La certeza o sensación de que falta altura de miras, los abusos, la corrupción, la convicción de que faltan principios y se pisotean valores, han deteriorado la confianza que les deben o les debemos los colombianos. No será fácil que se rescate lo perdido, pero es una tarea que debe emprenderse sin tardanza y es el gobierno quien debe dar los pasos. El presidente de la república como suprema autoridad de la nación y como su símbolo máximo debe actuar con premura para rescatarnos del desorden imperante. Si las instituciones están debilitadas o invisibilizadas, como efectivamente lo están, corresponde al primer magistrado disponer políticas y trazar derroteros que permitan su rescate para que operen a plenitud y cumplan a cabalidad con las funciones que señalan la Constitución y las leyes, y que ha dispuesto la sociedad en sus repetidos mandatos.

VENEZUELA Y SU PUEBLO.- “El pueblo, ese montón oscuro y formidable que hace la historia”, al decir de Gilberto Álzate, terminará por imponerse y restaurará la democracia en Venezuela.

Lo más visto

Subir