Opinion

POLARIZADO

EDITORIAL

Dos grandes movilizaciones ciudadanas se han realizado en Colombia en un lapso de 10 días. La primera el 21 de abril convocada por los sectores opositores al gobierno Petro, y la segunda el primero de mayo en la que participaron quienes apoyan las reformas propuestas por el gobierno nacional. Llenaron plazas y avenidas.

En ambas las marchas y concentraciones fueron multitudinarias con propósitos contrarios y lo único que quedó en claro es que el país está polarizado.

Quienes creen que la centro izquierda, izquierda o movimientos alternativos se acabarán en Colombia por el gobierno Petro, están equivocados. La realidad es otra, no es como los medios de comunicación, propiedad de grandes grupos económicos, lo quieren hacer ver.

Las causas del descontento social no son de ahora. Son el cúmulo de 200 años de historia política del país donde la derecha abusó del poder porque consideraban que la izquierda jamás accedería a la presidencia por la vía democrática.

El 19 de junio del 2022 lo trascendental no fue que Gustavo Petro haya ganado la presidencia de la república, lo realmente importante es que se demostró que la izquierda puede ganar unas elecciones y llegar al poder, y así como sucedió una vez, volverá a suceder.

El voto de opinión cada vez es más grande en el país y mientras que las causas del descontento social persistan, una gran parte del electorado estará, elección tras elección, buscando el candidato que pueda solucionar las problemáticas sin importar su procedencia política.

De ahí que hablar del aniquilamiento electoral de fuerzas políticas, es una utopía. La izquierda en este país ya es una realidad y una alternativa de poder. Así lo demuestran las grandes movilizaciones del primero de mayo. Elegirán muchos congresistas y tendrán candidato propio a la presidencia de la república en el 2026.

Mientras que sea por la vía democrática, respetando la Constitución y las Leyes, todo es aceptable.

Manizales, mayo 05 de 2024.

Lo más visto

Subir