Opinion

Y RENUNCIARON

EDITORIAL

Una verdadera avalancha de renuncias de funcionarios públicos y servidores por elección popular, se dio durante la última semana para no inhabilitarse y presentarse como candidatos a las elecciones del 29 de octubre de 2023.

Esto significa ni más ni menos que estos funcionarios y servidores públicos estaban utilizando sus posiciones de poder para preparar sus candidaturas, y su compromiso solo obedecía a ello, lo que es inequitativo con aquellos aspirantes que no contaban con esta gabela. Esas son las cosas ilógicas de nuestro ordenamiento jurídico: “Usufructo hasta el último día mi cargo y luego renuncio para ser candidato». En otros casos, la administración pública pierde funcionarios que venían desempeñando exitosas labores como los Secretarios de Gobierno, Desarrollo Social y Desarrollo Económico de la Gobernación de Caldas, o el secretario del deporte de Manizales, quienes salen de sus cargos dejando sin culminar muchos de sus proyectos para embarcarse en aventuras de candidaturas a alcaldías, lo que es un azar.

Este es otro tema. Tenemos precandidatos de todos los colores, tamaños y sabores hasta para los gustos más exóticos. Muchos de ellos, la mayoría, simplemente están cañando y se colocan a sonar para negociar y buscar beneficios personales como puestos y contratos a futuro.

Otros, han perdido el sentido de la proporcionalidad y piensan que, porque tienen una familia numerosa o algunos les dicen que pueden salir triunfantes, ya tienen un capital electoral suficiente para aspirar.

Todos estos precandidatos inicialmente tienen un escollo muy difícil para superar. Se trata de lograr su inclusión en una lista con aval, o ser avalado por un partido con personería jurídica cuando se trata de una posición unipersonal, entiéndase alcalde o gobernador. No hay cama para tanta gente. Por ejemplo, en partidos como el liberal y el conservador, son los parlamentarios de la región quienes determinan los avales, lo que de entrada deja a muchos por fuera del juego electoral.

El segundo paso y tal vez el más difícil, es lograr la votación suficiente y necesaria para disputar una curul o una posición. Muchos se presentan para hacerse contar y luego, en las siguientes elecciones, negociar la votación obtenida con un candidato al congreso.

No se necesita ser adivino para saber que, en Caldas debido a la proliferación de listas, ningún partido o movimiento logrará elegir 5 o más diputados, situación similar a la del concejo de Manizales.

Entonces, solo queda invitar a los ciudadanos para que hagan un análisis profundo de los diferentes precandidatos, y de esta forma logren identificar cual es la verdadera motivación de cada uno.

Manizales, 30 octubre 2022.

@tintiando

Lo más visto



Subir