Opinion

¡Al oído del presidente PETRO!*

Sin duda la repentina, inesperada, sorprendente derrota del plebiscito convocado por el gobierno de Gabriel Boric (36 años), con el que puso a consideración de los chilenos la nueva Constitución -de corte totalitaria-, abrumadora, estruendosa, rotundamente repudiada; certamen al que ató su destino, vencido por los ´desencantados’, ‘desapegados’ que en diciembre/2021 lo adoptaron con el 55.85 % de los votos como presidente.

El sufragio en Chile es obligatorio desde el 2012; voluntario para los registrados que viven en el exterior.

Calificado por algunos de pragmático; carismático líder que fácilmente se sintonizó con el pueblo. Para otros, un ‘camaleón político, ‘políticamente indefinido’ que al instante se adaptó a las circunstancias y conveniencias del momento. De los 15 millones de electores, al 99,99 % del escrutinio, la participación alcanzó el 85,81 %. El holgado triunfó del NO obtuvo 61,86 % (7.882.958 votos), versus el 38,14 % por el SI (4´860.093 v).

Resultado que fue el ‘punto de quiebre´ del eje geopolítico afín al Foro de Sao Paulo y al carnal Grupo de Puebla, presentes en:  Argentina, Venezuela, Nicaragua, Chile, Perú (envuelto en un extraordinario manto de imputaciones por corrupción); Colombia -con su propia versión-. Brasil -probablemente-. Ecuador -cercado por el extremismo de izquierda-, el presidente, Guillermo Alberto Santiago Lasso Mendoza, sin apoyo congresal, se aferra con uñas y dientes al cargo.

Hace cincuenta años -recuerdo- cayó la revolución liderada por Salvador Allende. Hoy los ‘ecologistas’ luchan no sólo contra la corrupción, desmanes, injusticias, opresiones, tiranía, sino que el amorfo proyecto de Constitución, incorporó confusas, desfinanciadas utopías: de género cultural’ no ‘natural’ , según cada cual; -mencionado 39 veces-, educativas, plurinacionales, sindicales; debilitó la separación de los poderes; introdujo simplezas como el “derecho al deporte”, “a la completa satisfacción sexual”.

La izquierda posicionada con un 70 %, sufrió el más profundo revés de su historia, batacazo humildemente reconocido por Boric, como un “momento en su mandato, complejo, difícil”, que tras salvar el proceso constituyente, intenta -con el ‘ajuste ministerial’, paliar con el Socialismo Democrático.

Los cambios de gabinete siempre son dramáticos y a éste, no le ha faltado su dosis”; agregó: “Con algunos he tenido diferencias en el pasado. Sin embargo, el bien de Chile nos exige superar esas diferencias, a efecto de encontrarnos -no me cabe ninguna duda- de que lo conseguiremos, por el compromiso que hemos conversado”.

Ajuste que implicó el forzado tránsito de la izquierda más dura, hacia la centroizquierda; un giro al SD. La incorporación de la ministra del Trabajo, Jeannette Jara, al comité político, se entiende como «guiño» al PC, manera de «dejar contento a todos«. Prueba fehaciente que el descalabro sufrido caló profundamente en el cariacontecido oficialismo.

Agréguese que el abrumador 80 % de la etnia mapuche -teóricamente la más favorecida por el “mamarracho” constitucional (así apodado)-, votó masivamente; engendro que los mismos promotores del aborto, llama a las mujeres “personas gestantes”; “disidencias”: a las lesbianas, al grupo LGTBIQ+, a los WOKE (asociados a movimientos en contra de las injusticias sociales, especialmente, el racismo).

El presidente del Senado, Álvaro Elizalde -Partido Socialista-, aclaró: “Espero que este cambio contribuya efectivamente a fortalecer el trabajo«. “No es algo que haya pedido -en términos de cargos-, sino el cómo podríamos consolidar la base de sustentación«. “Aquí lo que importa es cómo se construye una mayoría amplia para llevar adelante el programa de transformaciones«.

Nosotros apoyamos al presidente a cambio de nada. No pedimos cargos, él tomó la soberana decisión de incorporar nombres de nuestras filas«. “No fue una negociación como de dame más cargos a cambio de no sé qué cosa. No, al contrario”. “El PS forma parte del Gobierno y ha sido una base fundamental«.

El presidente de la Cámara (PPD), añadió que el plebiscitó de la nueva Constitución, “nada tenía que ver con la evaluación del Gobierno«, el que “debe tomar la lección y promover un diálogo inclusivo«. «Yo creo que hay varias cosas que están en juego. Creo que hubo una campaña de desinformación«. «Un proceso que no logró despertar confianza”.

El presidente de la UDI, amenazó con cortar todo tipo de diálogo. Advirtió que, si el Gobierno insiste en mantener las reformas: tributaria y de pensiones como están, «no contarán con votos de la oposición«. El cambio de «interlocutores«, con nuevas ministras, debe implicar «un cambio de actitud al momento de negociar«. «Las reformas tienen que ser repensadas«. “El cambio de escuchas tiene que suponer un cambio de talante al momento de negociar«.

Bogotá D.C. 11 de septiembre de 2022

* Por: Mario Arias Gómez.

http://articulosmarioariasgomez.blogspot.com.co/30

Lo más visto



Subir