Opinion

NO NOS HAGAMOS ILUSIONES

EDITORIAL

Poco a poco y en la medida que se acerca la posesión del nuevo congreso de la república, los caldenses nos vamos dando cuenta que los parlamentarios que elegimos en el pasado mes de marzo, muy poco peso específico tendrán en el congreso de la república.

Los compromisarios de las diferentes bancadas, ya acordaron la distribución de las presidencias tanto de las comisiones permanentes como de senado y cámara para los próximos 4 años, y hasta donde sabemos, ninguno de los caldenses ocupará alguna de ellas.

A duras penas nuestros parlamentarios se ubicarán en algunas comisiones consideradas importantes como la primera o las económicas. Será el máximo logro.

Nuestra clase parlamentaria será livianita en el nuevo congreso debido a diversas razones. Unos no cuentan con la experiencia y aunque en Caldas sean avezados en las lides políticas, en Bogotá son ligas mayores y todos son primíparos exceptuando a Juana Carolina quien estuvo del 2010 al 2014 en la cámara de representantes, o sea hace ocho años, y las cosas han cambiado sustancialmente.

El otro factor son las bancadas a las que pertenecen. La del Nuevo Liberalismo en la cual está Juan Sebastián Gómez, es de dos miembros únicamente, con el agravante que los Galán, amos y señores de ese partido, no ven con buenos ojos el gobierno de Petro. La de Wilder Escobar es unipersonal, y Santiago Osorio, aunque tiene está coavalado por los partidos alianza verde y pacto histórico, ha fijado su objetivo en pertenecer a la comisión primera ya que considera que desde allí puede hacer mejor papel por los grandes reformas que se discutirán. Estos tres representantes a la cámara hacen parte del autodenominado “Bloque de los 20 alternativos” quienes, aunque tienen pacto para repartirse entre las distintas comisiones, no tuvieron participación en el pacto de las presidencias de las comisiones y de las cámaras porque estas se les asignan a los partidos.

La bancada conservadora a la cual pertenece Juana Carolina Londoño, tiene unas vacas sagradas con apetito voraz que se apoderan de cuanta posición importante hay. Generalmente se las reparten entre costeños y antioqueños.

Octavio Cardona quien por su talante pudiera jugar un papel importante, el escándalo denominado «las marionetas», que involucra al senador Mario Castaño y a muchos de sus amigos, el cual todos los días tiene un nuevo capítulo en los medios de comunicación, terminará opacándolo.

En un pronóstico ligero, hasta el momento, quien podría tener el desempeño más relevante podría ser Wilder Escobar debido a su experiencia en el sector público, su ubicación en una de las comisiones económicas y la injerencia de su jefe político Mauricio Lizcano en el gobierno Petro porque aunque no ocupe un ministerio, se ha ganado un espacio importante.

También el exparlamentario y actual Magistrado del Consejo Nacional Electoral, Hernán Penagos, ocupará un alto cargo en el nuevo gobierno, no estamos hablando de ministerio, lo que le podría ayudar a Juan Sebastián Gómez.

En este orden de ideas, proyectos importantes que requieren la cofinanciación con grandes sumas de dinero por parte del gobierno nacional seguirán en lista de espera.

Nuestros nuevos parlamentarios conseguirán puesticos, harán algunos favores, sin embargo, de lo fundamental, de lo realmente importante, nada de nada. O qué hicieron de trascendental por Caldas quienes están terminando su período ?

Manizales 17 julio 2022.

@tintiando

Lo más visto



Subir