Opinion

LO IMPORTANTE NO ES LO QUE SE PROMETE, SINO LO QUE SE CUMPLE”

Estamos ad portas de las elecciones de marzo y el clima electoral en contra de nuestro país se viene agitando lentamente y todo parece que es un plan muy bien orquestado por parte de nuestros vecinos y malquerientes, que parecen que le quieren cobrar al Presidente Duque sus palabras y deseos ligeros.

Comencemos con recordar unas declaraciones de nuestro presidente en la frontera con Venezuela y en donde estaba bregando armar un show dijo: “A dicho régimen, (el de Maduro), le quedan muy pocas horas” y vemos como ha transcurrido el tiempo y nada que pasa lo que nuestro presidente quiere. Para mi este es el detonante de todo lo que hemos vivido en los últimos días y ojalá no traiga consecuencias graves para nosotros.

Sabemos que Rusia, Irán y China tienen unos vínculos muy fuertes ideológicos y comerciales con el vecino Maduro, pero no podemos dejar de lado que la geopolítica mundial se está entrometiendo en las relaciones de América del Sur y de contera nosotros somos protagonistas de primer orden y estos hechos nos van a arrastrar a la confrontación de las potencias.

Fuera de los escarceos diarios que en la frontera tenemos con las fuerzas de Maduro, la semana pasada unas declaraciones del ministro de Defensa, Diego Molano, sobre la movilización de fuerzas Bolivarianas en la frontera con Arauca con el apoyo y la asistencia técnica de Rusia y de Irán prendió el foco de las inquietudes colombianas frente a Rusia. Esta declaración ministerial obligó al embajador ruso en Colombia a expedir un comunicado restando fundamento a las declaraciones y que eran informes de inteligencia sin confirmar; esto llevó además a la Vicepresidenta Canciller y ministro Molano a una entrevista con el embajador. Del resultado de dicha reunión salió a relucir el lenguaje diplomático y sabemos que dicho lenguaje cuando tienen que decir NO, se rebuscan unos términos y a nosotros no nos dicen la verdad. En conclusión, al lenguaje diplomático no se le puede creer lo que nos cuenta.

Fuera de la presencia de Rusia en Venezuela, ayudando a su amigo Maduro, y éste a su vez cobrándole a nuestro presidente su oposición, podremos entender en parte lo que está pasando en Arauca, con las bandas del ELN y las disidencias.

A todo lo anterior hay que mirar con lupa que de Rusia están llegando unos giros de dinero en pequeñas cantidades, lo que se denomina el “pitufeo”, que no se sabe para que fin. Para cerrar estas inquietudes un alto funcionario de Estados Unidos alertó que los rusos estaban interesados en intervenir en nuestras elecciones. Si recordamos, los rusos tuvieron una intervención destacada en las pasadas elecciones de Estados Unidos en apoyo a Trump y son los mejores hackers del mundo.

Ahora si podemos entender que nuestro país está sentado en un polvorín y parece que no estamos preparados y todo por causa de haber hablado de más y convertir una política de estado en una rencilla personal.

Pero el tema regional de nuestras cámaras habrá que volver en la próxima ocasión, porque el tiempo se acorta.

* Por: José Oscar González Hernández. Se desempeñó como alcalde de Pensilvania, Diputado a la Asamblea de Caldas, Personero de Manizales.

Lo más visto



Subir