Opinion

FERIAS Y AMBIENTE

EDITORIAL

De entrada, hago claridad que ni voté ni estuve en la campaña política de Carlos Mario Marín para la alcaldía de Manizales, al contrario, acompañamos a su mayor contradictor, Jorge Hernán Mesa.

Estamos a pocas horas de culminar la Feria de Manizales en su versión No. 65 cuyo único lunar ha sido el clima.

En Manizales durante estos días de feria se han presentado los mejores artistas del ámbito nacional, y muchos de talla internacional. La programación ha sido diversa, para todos los gustos y se han tenido muchos espectáculos por primera vez en la ciudad. No se han presentado incidentes graves de seguridad, cero muertes violentas, la movilidad no ha colapsado y el número de visitantes ha sido el más grande de los últimos años entre los cuales se encuentran muchos extranjeros.

Indiscutiblemente, la Feria de Manizales sigue siendo la vitrina turística más grande de Manizales y Caldas, y este año se ha consolidado aún más, aunque en un evento de tanta envergadura, no todo puede ser perfecto.

Adicional a los buenos resultados, a la reactivación económica que tendrá la ciudad y a los beneficios futuros, consideramos que para las próximas versiones se deben revisar algunos aspectos atinentes a la cabalgata y a los juegos pirotécnicos.

La cabalgata, disfrazada este año con el rimbombante nombre de “Paseo a caballo”, aunque ha sido la mejor organizada de todas las épocas, su recorrido sigue siendo muy largo, se vieron ejemplares extenuados porque venían de fiestas de fin de año, y en algunos sectores dos personas montadas en uno mismo. El consumo de licor de los jinetes, en muchos casos, los embrutece y abusa de sus animales.

En el caso de los juegos pirotécnicos, una ciudad que se proyecta como destino turístico en avistamiento de aves, no puede permitir el uso de pólvora que es mortal para estas especies, y si a ello sumamos el daño que causan a los animales, tenemos que esta actividad es un atentado contra otros seres vivos que también merecen la tranquilidad.

Los juegos pirotécnicos, aunque vistosos y manipulados por personas expertas, no dejan de ser peligrosos porque son pólvora, y el hecho de ser utilizados y permitidos por las autoridades, no implica que se convierta en inofensivos.

Los organizadores de la feria y de todas las demás actividades festivas en todos los municipios, deben concientizarse de sus responsabilidades inherentes tanto con la sociedad como con el ambiente que incluye a los animales.

Manizales, 09 enero 2022.

@tintiando

Lo más visto


Subir