Opinion

VERGONZOSO

EDITORIAL

Simultáneamente se vienen adelantando los concursos para contralores de Manizales y de Caldas a cuya convocatoria solo se presentó la Universidad del Atlántico, la que está adelantando estos procesos.

Esta semana se conoció un escándalo monumental cuando en las pruebas para la contraloría de Manizales, fue descubierta una de las aspirantes con las respuestas escritas con lapicero en su mano izquierda, lo que quedó consignado en el acta respectiva, la cual publicamos al final de esta columna, y en un video clip de 33 segundos. Este procedimiento contó con la presencia de los delegados de la Procuraduría, Personería de Manizales y Policía Nacional.

Los aspirantes debían responder el cuestionario con lápiz lo que quiere decir que la escritura en la mano de la aspirante fue hecha previamente, con lapicero, lo que significa irrefutablemente que hubo trampa.

Y quién pudo haber filtrado las respuestas al examen las cuales fueron elaboradas y estaban en poder de la Universidad del Atlántico ?. Blanco es gallina lo pone y frito se come, pues obviamente alguien de esta Institución de Educación Superior que era la responsable de la elaboración del cuestionario.

Los presidentes de la asamblea departamental y del concejo de Manizales, fueron los encargados de realizar los convenios o contratos con la Universidad del Atlántico para adelantar estos procesos.

Aquí no estamos afirmando absolutamente nada porque no se tienen las pruebas, simplemente decimos que las coincidencias existen. Por ejemplo, la aspirante de la copialina es cercana a una organización política con el cual el presidente del concejo de Manizales tiene simpatías; y uno de los mayores puntajes para la contraloría de Manizales lo obtuvo un pariente muy cercano por afinidad con el presidente de la Asamblea. Nuevamente dejamos la constancia que son meras coincidencias.

Este lunes se conocen los resultados de las pruebas de los aspirantes a la contraloría departamental. Sería demasiada coincidencia, y obviamente generaría más suspicacias, que salgan con elevados puntajes parientes o cercanos a quienes contrataron estos procesos con la Universidad del Atlántico.

Como dijimos anteriormente, son solo coincidencias que podrían ameritar, en aras de la claridad y del buen nombre de quienes contrataron, que estos procesos sean suspendidos y se reinicien con todas las garantías de transparencia y legalidad.

Sin temor a equivocarnos podría afirmarse que este proceso ya está viciado por lo menos uno de los aspirantes obtuvo previamente las respuestas correctas a las pruebas. Lo cierto es que la credibilidad y seriedad de esta universidad quedó en serias dudas en este proceso.

Se podría suponer que si no hay intereses ocultos no hay ningún problema para que estos dos concursos se suspendan y reinicien.

Pensilvania, 28 noviembre 2021.

@tintiando

Lo más visto


Subir