Opinion

El péndulo invariablemente se ubicará en la izquierda

Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

En septiembre del presente año la firma “Cifras y Conceptos” presento una interesante medición a los colombianos, la cual y siguiendo con parámetros de clasificación de la ciudadanía desarrollados por el Centro de Pensamiento norteamericano “Pew Research” nos clasificó así: 41% de los colombianos están entre el grupo de “Los Mamados”, 26% en “Los reformistas”, 19% en “Los incluyentes” y 14% en “Los continuistas”.

En conclusión, la ciudadanía está cansada de lo mismo y espera un cambio urgente, y no porque sean de izquierda o derecha, simplemente esperan algo diferente, un gobierno distinto a lo que tradicionalmente ha habido.

Según la explicación de la teoría política, los gobiernos en los Estados van variando su espectro político de Derecha a Izquierda y viceversa, de la misma manera en que se mueve un péndulo, de allí en parte radica el sustento electoral de los sectores del Centro Político en el país, quienes afirman que dicho péndulo necesariamente tendrá que pasar por el centro, por tanto, la posibilidad de que en las próximas elecciones un gobierno de este corte ideológico llegue al poder es real.

Sin embargo, Colombia ha tenido durante toda su vida republicana, más de 200 años, una mano invisible que ha sostenido el péndulo en la derecha, dicha mano es menos fuerte hoy que hace algunos años, y en el momento en que finalmente dicha mano libere el péndulo, su impulso llevará gran velocidad hacia la izquierda y tal vez ni siquiera dará el chance a situarse transicionalmente en el centro.

Esta velocidad será la misma que en el caso de Venezuela pudiera ocurrir, cuando la mano del régimen se debilite y suelte el péndulo, pasando entonces a un necesario régimen de derecha.

En el caso colombiano, los dedos de la mano que ha sostenido el péndulo de la derecha han sido fundamentalmente e históricamente la religión católica, las elites económicas y políticas, la influencia de norteamérica, el narcotráfico y los grupos al margen de la ley, inclusive las mismas guerrillas de izquierda quienes han servido de pretexto para fortalecer tendencias de derecha.

En democracias desarrolladas como la norteamericana o las europeas, este movimiento pendular es permanente, pasando de gobiernos de izquierda a derecha e incluso dando tiempo a las transiciones de gobiernos moderados de manera recurrente y constante. Ejemplo de ello es el paso de gobiernos en USA como el de Obama a Trump, o de Trump a Biden, o el caso mas reciente en Alemania donde se pasó de un Gobierno de Derecha moderada en cabeza de Ángela Merkel, a uno de izquierda en cabeza de los socialdemócratas. Y como este, abundan ejemplos en el mundo occidental.

En Colombia nunca ha habido gobiernos de izquierda, por supuesto que ha habido oposición, pero una oposición de gobierno, mas no de ideología, es decir, se han controvertido los gobiernos por quienes lo han liderado, pero las formas, la ideología y la esencia de los postulados políticos se han mantenido, no en vano encontramos ministros que pasan de un gobierno a otro como si nada, castas y familias políticas enquistadas en el poder que permanecen con alta influencia en los gobiernos.

Las elecciones históricamente en Colombia son un debate entre que castas, entre clanes políticos que gobiernan, pero bajo la misma ideología. Tendencias claramente contrarias a estas han sido exterminadas por las manos oscuras e ilegales.

Hoy indiscutiblemente el debate sobre el conflicto en Colombia ha pasado a un segundo o tal vez tercer reglón, no porque no exista violencia, sino porque mayoritariamente los colombianos consideran más relevantes problemas como los económicos, la corrupción, vivienda, empleo o salud en coyunturas actuales, donde la toma de poblaciones o el secuestro es menos evidente que antes.

Hoy las personas cansadas de lo mismo, de esos sinvergüenzas que explotan la nación están encontrando en la izquierda una alternativa diferente a los gobiernos tradicionales, y tal vez es esta la explicación para que Petro siga liderando encuestas, y lejos de cualquier calculo político, sea quien tome posesión el próximo 7 de agosto.

Más allá de cualquier afinidad o no con Petro, la presente, es una teoría que trata de explicar el liderazgo del actual Senador y de sus reales posibilidades de llegar a la Presidencia.

Twitter: @AlejandroLSFD

Lo más visto


Subir