Opinion

CUANDO SE PIERDE LA CONFIANZA EN LAS INSTITUCIONES Y GOBERNANTES

Por: J. F. Paz – Exmagistrado / Consultor. – Presidente Tribunal de Control Ético del partido liberal colombiano.

En recientes encuestas de opinión un alto porcentaje de los entrevistados aludían a la pérdida de confianza en lo público, a la total ausencia de lo ético en la estructura del sistema político y electoral colombiano, donde la gran afectada es la política, objeto de una grave desafección social por parte de los electores, todo por culpa de unos abusadores de la confianza pública, beneficiados por una justicia laxa, con fallos inhibitorios o por vencimiento de términos.

Es el momento de devolverle a la política su verdadera dignidad, como una profesión de servicio público para garantizarle los derechos de los ciudadanos, esos que se invocan en las calles y plazas públicas a través de las protestas sociales, que no son más que el derecho a la justicia social, a la salud, a la seguridad urbana y rural, a la educación, a la vivienda digna sin propósitos electorales, a la protección a la niñez y la adolescencia como sujetos de derechos, la garantía y cumplimiento de los mismos.

Que las próximas elecciones para renovar el Congreso y jefe de Estado sea el inicio de un cambio en las costumbres políticas, por cuanto la nación requiere de un gobernante que entienda que es elegido no para negociar sobre el cumplimiento de la constitución y las leyes, ni para rendirse ante el motín, ni para entregar la soberanía de la nación, sino para trazarle al país un rumbo  que fortalezca la democracia o lo poco que nos queda, ejecutando una política seria, coherente y sana, para hacerse respetar y obedecer, no por vanidad ni prepotencia, sino porque es el responsable del orden público, combinando el derecho y la justicia.

“La justicia sin la fuerza es impotente; la fuerza sin la justicia es tiránica“. Blaise Pascal.

ADENDA. LOS 173 AÑOS DEL PARTIDO LIBERAL COLOMBIANO. El 16 de julio de 1848, domingo, día de la Virgen del Carmen, en un país en donde el 90 % de la población era analfabeta, surge el liberalismo colombiano, siendo Bogotá una pequeña aldea con 40 mil habitantes, contando la Nueva Granada una población de 2.400.000 aproximadamente, publicándose en el periódico bogotano “EL AVISO”, un artículo que llevó por nombre “LA RAZÓN DE MI VOTO”, cuyo autor es Ezequiel Rojas, en el que proclamaba la candidatura a la presidencia del general José Hilario López, exponiendo por primera vez la plataforma doctrinaria del partido liberal.

Una importante aclaración: sentimiento liberal ha existido en la sociedad colombiana, pero partido político como tal en nuestra nación es el que fundó José Ezequiel Rojas Ramírez, sexto en el mundo, a pesar que la expresión liberal se comenzó a emplear en la convención de Ocaña, para diferenciar a los partidarios del General Santander de los de Bolívar, celebrada entre el 9 de abril al 10 de junio de 1828.

Lo más visto



Subir