Opinion

Decisiones que cuestan

Por: Alejandro Loaiza Salazar – Enlace Congreso de la República. Oriundo de Samaná, con estudios en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

Retomemos; aunque sea difícil de creer, Iván Duque es hoy el presidente del país, poco ha hecho además de ganar las elecciones para cumplir con el papel de ser presidente (elecciones que gano con los votos de Uribe), y él, el aclamado Uribista que en campaña fue enaltecido por no pocos líderes del departamento, no se congracio con este terruño nombrando un solo caldense en algún puesto de resonancia nacional.

Esto que podría sonar como la nostalgia por la mermelada, no es otra cosa que el funcionamiento normal de la distribución política y regional de los altos cargos en el gobierno. Sin duda tener personas cercanas a Caldas en puestos decisivos es fundamental para atraer recursos, los cuales hoy poco se ven, a tal punto que un Gobernador como Luis Carlos Velásquez, no ve otra salida que apropiarse descarada y sospechosamente, de los recursos de los municipios, impidiendo que ellos ejecuten sus dineros.

Precisamente esto está pasando con el Plan Departamental de Aguas en Caldas, donde a toda costa pretende él contratar los recursos que lejos están de ser de la gobernación, y en cambio si pertenecen a los municipios. Se le olvida al Gobernador, que este es un Estado descentralizado, y que ellos, los municipios, deben y tienen la función de destinar sus recursos según sus necesidades y realidades, y no al capricho y según intereses del gobernador de turno. Pero sobre este tema ahondaremos después.

De igual manera afecta al departamento, la falta de proactividad de su bancada regional, de los cinco representantes y 2 senadores, pocos muestran ejecutorias de hondo calado, su distanciamiento o bien con el gobierno regional o con el gobierno nacional, se suma a los diferentes factores que impiden la atención que requieren los caldenses del Gobierno nacional.

Esta situación se profundiza, pues la decisión de Mauricio Lizcano de alejarse del partido y a su vez del Gobierno Nacional, aun cuando su padre siga ostentando la calidad de Representante, genera profundas diferencias con las directivas nacionales, de seguro la burocracia que antes tenían, no será la misma en vísperas de iniciar ley de garantías, y en cambio se teje una extraña alianza para recuperar, para otras fuerzas políticas, las cuotas y espacios que este movimiento tenía. De ser así, entonces más pronto que tarde veremos cómo particularmente en el ICBF, GENSA y Contaduría Nacional, muchos Lizcanistas se quedaran sin puestos, pero peor aún, muchos de sus alcaldes y por ende sus comunidades, se quedaran sin un padrino político para que en este último tramo del periodo presidencial y de congreso, aterricen y puntualicen gestiones fundamentales.

Los trinos de Mauricio Lizcano en contra del Gobierno, y su decisión política de no acompañarlo más, tendrá profundas repercusiones, y como al caído caerle, dicen algunos, que la extraña alianza Mario Castaño, Samy Meregh y Juan Felipe Lemus con Dilian Francisca Toro, tiene la única motivación de ir en contra de los intereses electorales del lizcanismo y apoderarse de sus nichos electorales y espacios burocráticos.

Pero si los alcaldes tendrán problemas, el Gobernador no se quedará atrás. Lizcano está lejos de apoyar un candidato a la presidencia diferente del que apoyara German Vargas Lleras, y este servidor tiene la percepción que el próximo presidente de este país será alguien lejos de la derecha tradicional, que ha gobernado la nación y a la que pertenece y apoya el exvicepresidente.

De tal manera que Luis Carlos, en contra de Mauricio,  deberá tener algo de osadía y pensar por sí mismo, y tejer posibles y diferentes nuevas alianzas que le permitan cerrar su periodo con un margen de maniobra tal, que logre hacer gestiones y ejecutar recursos producto de su administración, y no del ahorro de los municipios.

Twitter:@AlejandroLSFD

Lo más visto



Subir