Opinion

LA RABIA SOCIAL VS VANDALISMO

Por: J. F. Paz – Exmagistrado / Consultor. – Presidente Tribunal de Control Ético del partido liberal colombiano.

No es más que la suma de diversos factores que van desde una frustrada reforma fiscal que se quería imponer sin considerar la difícil situación por la que se atraviesa agravada por la pandemia que ha dejado en la ruina a miles de familias, como a pequeñas empresas, fuera del desempleo que se percibe en el campo de la informalidad, generando expresiones colectivas que equivalen a un NO rotundo a la situación presente del país, tanto en lo social, en lo económico, como de orden público por la inseguridad latente que se acrecienta día a día.

No nos llamemos a engaño, la inconformidad es generalizada, empañada por los actos vandálicos de unos cuantos que solo pretenden crear el caos, la anarquía, desconceptuando el verdadero sentir de la protesta social, como un legítimo ejercicio de los derechos constitucionales, donde las antorchas, las concentraciones, el mitin, los cacerolazos, no son más que la manifestación del descontento haciendo parte de la democracia real.

Es el momento de reparar la deuda histórica con esa población abandonada a su suerte, hacinados en cinturones de miseria que rodean los grandes centros urbanos, desplazados por la violencia, con esa masa poblacional desempleada, una juventud que ve incierto su futuro, que hace ingentes esfuerzos por prepararse sin que se vislumbre oportunidades de trabajo, en buen romance, es la hora de dejar de favorecer al sistema financiero, gobernando con verdadero sentido social.

Ojalá lo entienda así el gobierno central pasando del esquema tradicional de comisiones de diálogo, actas de compromiso, la mayoría incumplidas, o en el peor de los escenarios la represión oficial, judicializando la protesta, a soluciones concretas.

ADENDA UNO. Pero si los reclamos anteriores fueran pocos, que no decir de la famosa reforma a la salud, con mensaje de urgencia al Congreso, texto que no ha estado exento de críticas y de oposición no solo de los manifestantes, como de organizaciones sociales, que lo ven como un verdadero atentado contra la salud de los colombianos, que requiere ser conocido por el país entero y no quedarse en la  discusión  en las comisiones legislativas.

Preocupa algunos aspectos consagrados en ese proyecto, donde salen fortalecidas las EPS, quitándole la competencia actual de los entes territoriales en temas de promoción y prevención, así como la desaparición del hospital cancerológico para fortalecer la nueva clínica oncológica del banquero Sarmiento Angulo, con pago previo, cuando hoy por hoy el cancerológico atiende a quien no tenga recursos económicos.

Muchos aspectos negativos se consignan en dicho proyecto, como el auto cuidado por parte del paciente, si la EPS determina que no se dio ese auto cuidado, deberá pagar por su atención. QUE MARAVILLA de normas, todas en contravía al favorecimiento del ciudadano, estatuto rechazado por fortuna por las bancadas tanto de Senado, como de Cámara del partido liberal.

ADENDA DOS. Entenderá el magistrado de la Corte Constitucional señor Lizarazo, lo que significa la autonomía e independencia de la rama judicial en la estructura institucional del país? ¿Entenderá que la Corte Constitucional no es apéndice del gobierno de turno, con una clara misión de ser guardián de la constitución revisando la constitucionalidad de  las decisiones gubernamentales ?

Al gobierno como a los trasportadores recordarles la existencia DEL DELITO DE OBSTRUCCION DE VIAS PUBLICAS QUE AFECTEN EL ORDEN PUBLICO, donde el sujeto pasivo es la comunidad, cuyos derechos a la vida, a la salubridad pública, a la seguridad alimentaria, se verían afectados por esta conducta. (Artículo 44 de la ley 1453 de 2011).

Campaña institucional Gobernación de Caldas

Lo más visto



Subir